domingo, 28 de junio de 2009

Recordando los 40 años de los disturbios de Stonewall: un espacio para la lucha por el reconocimiento gay


El 28 de Junio de 1969, la tolerancia de los homosexuales frente a las agresiones homo fóbicas de la policía de New York llegó a su fin. La redada que las autoridades emprendieron contra los visitantes del bar gay "Stonewall", terminó de manera inesperada. Tras largos años de atropellos, humillaciones y vejaciones un joven transvestido de 17 años marcó una ruptura para la historia: mientras era conducido a la patrulla por el "delito" de expresar libremente su orientación sexual le propinó un fuerte puñetazo al oficial que lo conducía, y que además, no ahorraba en ofensas e improperios en contra del joven. La respuesta exageradamente violenta de la policía contra la agresión, desencadenó una contra respuesta que se tradujo en una lluvia de piedras y botellas en contra de las autoridades que habían profanado su templo.

Los disturbios se extendieron por varias noches, y cuando los ánimos parecían haberse calmado, se desata el inicio de la verdadera lucha por el reconocimiento de la causa gay. A finales del mes de julio nace el Frente de Liberación Gay, como una de las primeras apuestas colectivas dispuestas para la defensa de la causa contra la discriminación y la homo fobia. Su titulo se derivaba de su compromiso simbólico por la lucha en contra del imperialismo reinante en África y Asia, y contra toda forma de discriminación y opresión. Un año después, en 1970, una poderosa multitud se congregó para conmemorar el primer año de los disturbios. Esa cita se mantiene vigente año tras año, y se ha extendido a todos los rincones del globo.

La Marcha del Orgullo LGBT ha sido desde hace 39 años el espacio para liberarse de las ataduras autoimpuestas por la raza humana, pero también debe asumirse como un espacio de denuncia contra las campañas homo fóbicas que cada día parecieran tornarse más violentas y extremistas. En Colombia, entre el año 2006 y 2007, se registraron 67 homicidios de personas integradas a la comunidad LGBT. Se tiene conocimiento además, de cerca de 31 casos de brutalidad policial en contra de los homosexuales sin que ninguno de los casos haya concluido en una sanción en contra de los perpetradores. Los intentos por sacar al aire, la primera emisora LGBT de América Latina, emitiendo desde la ciudad de Bogotá, se vieron coartados cuando las líneas telefónicas de la emisora se vieron inundadas de amenazas de muerte que impusieron un ultimátum para que fuera retirada del aire. A esta aterrorizante secuencia de acontecimientos se suma el asesinato en al ciudad de Cali, a inicios del 2009, de Álvaro Rivera uno de los lideres de la causa LGBT en el país. Un mes antes, un panfleto recorría las principales urbes de la republica donde advertían que los homosexuales serian aniquilados sin compasión alguna.

El problema de la homofobia en Colombia infortunadamente no se reduce al accionar delictivo de organizaciones al margen de la ley. Es un plaga que se extiende y se derrama sobre las bases de la sociedad misma. Congresistas de la republica de orientación ultra cristiana adelantan gestiones para criminalizar el homosexualismo, mientras directoras de escuela expulsan a sus estudiantes por expresar libremente su orientación y las pautas que el corazón les dicta. Si... definitivamente ya es hora de un nuevo "Stonewall"

7 comentarios:

  1. Si, buen registro del tema. Sólo que no sé porque hay dudas respecto a la palabra homofobia, que aparece así: "homo fobia" en varias ocasiones.

    Atte,

    WJCT.
    (hay comentario sobre el teatro Adolfo Mejía)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario... con respecto al termino, no conozco la redacción real. El procesador de textos no la procesa como "homofobia", sino separado. Por eso, opté por separarla, teniendo la garantia de que por lo menos de esa manera no constituia un error.

    ResponderEliminar
  3. Te recomiendo la ultima columna de Alfonso Munera, que ilustra bastante bien lo que pienso sobre la situación actual del gobierno local:

    http://www.eluniversal.com.co/v2/columna/las-quejas-de-los-ciudadanos

    ResponderEliminar
  4. Los correctores de ortografía y dudas gramaticales, al ser máquinas, tienne ciertas falencias, no son del todo confiables, ayudan, pero a veces hay que meterle a algunas de sus sugerencias, crítica, pues a ellos dada su programación se le van las luces o con palabras que desconocen, o con ciertos giros del lenguaje, o te aprueban palabras sólo porque existen...

    WJCT.

    ResponderEliminar
  5. La columna de Alfonso Munera, fue publicada ayer mismo, asi que aun debe estar en linea. Te recomiendo insistas, vale la pena leerla.

    ResponderEliminar
  6. hola orlando, me encanto tu articulo sobre los disturbios de stonewall, muy acertado al mostrar las lamentables similitudes que acontencen en nuestro pais, 40 años despues. sin duda es necesario que la homofobia deje de ser solo um problema, del sector lgbt, sino que desde la academia, desde la politica, los sectores sociales se asuma como un problema que nos afecta a todos y todas y articulos como este sin duda son muestra de ello.

    ResponderEliminar
  7. Estamos de acuerdo Muriel. Ya es hora de que la causa de los LGBT se extienda mas allá de los directamente interesados. Los heterosexuales deber asumirla como propia. Los "afro", las feministas, los socialistas... todos deben cerrar filas en la lucha por el reconocimiento y la tolerancia.

    ResponderEliminar