domingo, 30 de enero de 2011

Judith Pinedo en la cuenta regresiva


Las voces alternativas en http://www.ovoces.blogspot.com continúan con el articulo: "La "flexibilización" o explotación laboral bajo su nuevo rostro: las cooperativas de trabajo asociado", de la autoria de Ramiro Santana.
_______________________

El primer desacierto de Judith Pinedo fue haberse convencido que existían dos "Cartagenas". Su lema "Por una sola Cartagena" así lo demuestra. Libardo Sarmiento, un filosofo bogotano, considera acertadamente que el "dualismo urbano", la teoría que argumenta que las ciudades se dividen en dos sociedades completamente separadas, una pobre y una rica, no ha sido mas que un mito. En efecto, ha sido una invención por parte de la sociología funcionalista que ha servido para restarle toda responsabilidad al Estado por la existencia de la pobreza urbana. Por el contrario, la sociología de orientación marxista ha demostrado hasta la saciedad que aquellas realidades opuestas en la ciudad son parte integral de una sola sociedad desigual, inequitativa e injusta, donde la riqueza se sustenta en la existencia de la pobreza. Y el Estado es el responsable inmediato.

Ya lo hemos dicho y lo volvemos a reiterar: Cartagena es una ciudad segregacionista donde se anteponen los privilegios de las élites, en desmedro de los derechos de las mayorías urbanas. Cada peso invertido en las áreas centrales de la ciudad, es un peso que deja de ser invertido en los barrios populares. Es notorio el avance de los proyectos urbanísticos concentrados en el Centro Histórico (recuperación del espacio publico, renovación urbana dentro del centro amurallado) y el progreso mas lento de los proyectos que se extienden a lo largo de las periferias urbanas. Muchos de los planes proyectados por el Plan de Desarrollo 2008-2010, pensados para beneficio de los sectores populares, siguen esperando en el tintero. La lista es larga y considerable: la culminación de la Vía Perimetral, el Plan de Manejo Integral del Cerro de la Popa, Transcaribe (a pesar de su rápido avance, difícilmente estará en funcionamiento para finales del 2011), etc. Pero uno de los puntos mas sensibles, y quizás el que mas preocupa a la mayor parte de los cartageneros, es el tema de la inseguridad. A pesar de las reiteradas celebraciones por parte de la administración distrital por el "importante" descenso en el indice de homicidio, este alcanzó la tasa de 25 homicidios por cada 100.000 habitantes. Hace tres años, al inicio del mandato de Judith Pinedo, apenas alcanzaba el 19.3. Y a pesar de que el Plan de Desarrollo proyectaba reducirlo a 10 homicidios por cada 100.000 habitantes, el antecedente de los años anteriores hace presumir su fracaso.

Ya inició la cuenta regresiva para Judith Pinedo. El 2011 será su ultimo año; el año de prueba. Está en sus manos deshacer el modelo segregacionista cartagenero y entregar una ciudad distinta de la malograda Cartagena que recibió en el 2008.

Buen viento y buena mar...