domingo, 23 de diciembre de 2012

El embarazo como estrategia de liberación femenina


Una de las banderas del movimiento feminista en la actualidad es la reivindicación del aborto, la suspensión de un embarazo en curso, como un mecanismo para que las mujeres puedan ejercer una libre determinación sobre sus cuerpos, sin la intervención del estado o la iglesia. Sin embargo, el embarazo fue estrategicamente utilizado por muchas mujeres para asumir el control de sus cuerpos y de su sexualidad. La historiadora norteamericana Heidi Tinsman, en un fascinante trabajo sobre la reforma agraria y las políticas de genero en el Chile de entre los años 50 y 70, demuestra que las adolescentes campesinas se embarazaban intencionalmente para poder escapar de las restricciones ejercidas por la familia, especialmente por el padre. Estando embarazadas del novio de turno, sus padres no tenían mayor remedio que aceptar la relación previa y libremente elegida por la joven. De esta forma, ellas desafiaban el sistema patriarcal que limitaba el libro desarrollo de su sexualidad. 

Desde luego, Tinsman reconoce que muchas de estas jovencitas escapaban de la dura vida de una hija adolescente, para caer en la vida, no menos complicada, de una esposa campesina en el mundo rural chileno de aquel entonces. Sin embargo, algo que ella no necesariamente sugiere, esta era una apuesta por la libertad, cuyas consecuencias, si bien impredecibles, siempre dejaban espacio a la esperanza de una vida mejor. Dos lecciones nos deja esta historia: que la realidad es tan compleja que problematiza hasta las premisas fundamentales de cualquier causa, y que el patriarcado no solamente es ejercido por el marido abusador, sino también por padres y hermanos varones, los cuales tenemos una co-responsabilidad en la perpetuación de las inequidades de genero en el seno de la familia. 

Ver: Heidi Tinsman. Partners in conflict: The Politics of Gender, Sexuality and Labor in the Chilean agrarian reform, 1950-1973, Durham, Duke University Press, 2002. 

domingo, 25 de noviembre de 2012

La mujer colombiana en la encrucijada de la violencia


Las hermanas Mirabal

Un 25 de Noviembre de 1960, las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y Maria Teresa), opositoras al régimen dictatorial de Rafael Leonidas Trujillo en República Dominicana, fueron brutalmente asesinadas por agentes al servicio del estado. En reconocimiento a su memoria, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, celebrado en Bogotá en 1981, decidió establecer cada 25 de Noviembre como el Día de la No Violencia contra la Mujer. Paradojicamente, Colombia, el país que albergó el encuentro que le dio la vida al acto conmemorativo figura en la lista de los países con mas casos de violencia en contra de la mujer, como resultado de un conflicto armado.

Cifras de Medicina Legal del 2008 al 2010 revelan que durante este  periodo hubo 219 casos de violencia sexual en contra de la mujer, donde el presunto responsable eran actores del conflicto armado. El mayor numero de denuncias, el 38,8 %, iban dirigidas a la Policía Nacional, seguidas de las Fuerzas Militares con el 19,2% y las FARC con el 7.3 %. Los demás casos corresponden a actos cometidos por otros actores armados que incluyen pandillas, bandas emergentes, narcotraficantes y otras guerrillas distintas a las FARC o el ELN. Según la base de datos del CINEP sobre el conflicto armado en Colombia, que recoge hechos desde el año 2001 hasta la fecha, la totalidad de los casos sobre violencia sexual fueron perpetrados por paramilitares y agentes del estado. En conclusión, actores armados legales e ilegales han convertido a la mujer colombiana en un botín de guerra. Aquí tan solo suenan a cifras, pero cada caso es desgarrador, y detrás de todos ellos se esconde la cobardía inmisericorde del machismo y el patriarcado. Que la sociedad civil en masa no se haya levantado en contra de quienes abusan de la mujer, y que prefieran guardar silencio ante hechos tan aberrantes, nos convierte a todos en infortunados y negligentes cómplices de la violencia de genero. Este 25 de Noviembre y cada uno de los días que siguen en el calendario, deberían servirnos para reflexionar sobre nuestra responsabilidad en la protección de nuestras ciudadanas.

martes, 30 de octubre de 2012

Rigoberta Menchu: lecciones para la paz



Las voces alternativas en http:/www.ovoces.blogspot.con continúan con el articulo "Contextualización y reivindicación de un "como sea": la institucionalidad y el lenguaje de la camaradería", de la autoria de Willian Castro Toppin. 
_______________________________________

Cuando tuve la oportunidad de conocer personalmente a Rigoberta Menchú, jamas pensé que las primeras palabras que escucharía de ella serían: "Los seres humanos son seres maravillosos". Es quizás lo ultimo que  tu esperarías escuchar de una persona cuya vida estuvo marcada por los aberrantes crímenes cometidos en su contra y en contra de su familia, por parte de otros seres humanos. Rigoberta nació en un empobrecido pueblo maya en el noroeste de Guatemala en 1959. Siendo aún bastante joven, debió soportar la primera de  una larga cadena de experiencias trágicas: su hermanito de tan solo dos años de vida, murió producto de la desnutrición. En plena dictadura militar, su padre, un experimentado activista campesino, fue asesinado en 1980 durante la brutal retoma de la Embajada de España por parte de la policía guatemalteca. Meses después, su madre fue secuestrada, torturada, violada y mutilada. En total, durante los años de la dictadura y la guerra civil, Rigoberta perdió a sus padres, dos hermanos, una cuñada y tres sobrinos y sobrinas. Sin embargo, ella se envolvió aun mas en la defensa de los derechos humanos y el reconocimiento de la identidad y la cultura del pueblo maya. Tildada de guerrillera y consecuentemente perseguida por el gobierno guatemalteco, debió huir del país en 1983, sin abandonar el activismo y la lucha por la paz. Todo esto le hizo merecedora del premio Nobel de Paz en 1992. 

Su trágica experiencia de vida definitivamente contrastan con sus palabras, su actitud llena de calma y su inocultable sentido del humor. Frente a la pregunta de como logró superar tantos hechos amargos, ella con la misma serenidad de siempre respondió: "Yo no sufro espiritualmente". Reiteró sus ansias de vivir, de la felicidad, de su compromiso para con su pueblo y de la renuncia a la auto compasión. Habló del perdón y de las condiciones necesarias para conseguirlo. De su propia experiencia confrontando a los asesinos de su padre, a quienes ella logró perdonar de corazón. Para Rigoberta, el perdón solo es posible cuando la victima confronta a su victimario, y cuando este ultimo reconoce su culpabilidad. Solo así el victimario puede ser perdonado, y su victima puede superar el duelo y seguir adelante con su vida. 

Es mucho lo que uno puede aprender tras escucharla tan solo durante algunos minutos. Pero ninguna lección para mi resultó mas practica que aquella sobre como podemos superar nuestros odios, aprender a perdonar y recobrar la plenitud de nuestras vidas. Es una lección que los colombianos deberían retomar sin demoras. Por lo menos para exorcisar el odio que les nubla el entendimiento, y que les impide concebir una solución al conflicto armado mas allá del uso indiscriminado de la violencia. Mientras una proporción importante de los colombianos celebra y respalda los actuales diálogos de paz entre el gobierno y las FARC, muchos otros se niegan a admitirlos y cuestionan una de las contadas acciones sensatas del gobierno de Santos. Estas actitudes no las comparto, no las justifico, aunque las comprenda. Tras casi 50 años de guerra ininterrumpida, de crímenes brutales cometidos por la insurgencia, es difícil perdonar. Pero la experiencia de Rigoberta Menchú demuestra que si es posible, que se pueden superar las amarguras y se puede vivir a plenitud. Los colombianos tenemos la oportunidad de volver a confiar una vez mas, pero las circunstancias también nos obligan a actuar, a no asumir una actitud pasiva frente a la paz, y a no esperar que nos venga importada de Noruega, ni de "las montañas de Colombia", ni del Palacio de Nariño. Debe ser nuestra conquista, y debe ser nuestra exigencia. 

sábado, 29 de septiembre de 2012

Los nuevos guardianes de la historia de Cartagena



A la memoria de Eric Hobsbawn (1917-2012)

De silencios y omisiones esta llena la historia. Es un complejo proceso, que como bien afirma el gran historiador haitiano Michel Rolph Trouillot, inicia desde el control mismo sobre el origen de la fuente histórica, y que luego pasa por la constitución de los archivos, que aunque debieran funcionar como guardianes objetivos de la memoria, también operan acorde con los intereses particulares de individuos y Estados. Los historiadores, desde luego, le dan continuidad a este proceso de selección y depuración de la memoria, y lo que los ciudadanos, lectores y estudiosos de la historia recibimos no es mas que una versión fragmentada de los hechos históricos, que guarda un vinculo algo precario con el pasado. 

La vieja historiografia cartagenera obedeció bastante bien a este principio. Una historia narrada por "hombres blancos", donde "hombres blancos" eran los artífices del pasado, y donde mujeres, afrodescendientes, obreros, artesanos y pobres eran piezas meramente decorativas. Hace años escuche una anécdota  de cuya veracidad ya no puedo dar fe, pero que de ser cierta no me generaría extrañeza alguna. Cuando a un insigne miembro de la vieja historiografia tradicional de Cartagena (cuyo nombre omito por razones obvias) se le pidió su opinión con respecto a la apertura de un programa de Historia en la única universidad publica de la ciudad, dijo algo mas o menos así  "No me parece. Se nos llenaría el gremio de negros." 

Debo darle la razón. Efectivamente el gremio se les llenó de negros. Pero no solamente de negros. También se les llenó de mujeres, de hijos de obreros y empleados, de gays, de lesbianas, de muchachos humildes criados en barrios sub-normales, que cruzan la ciudad con el dinero del transporte y con unos cuantos pesos para fotocopiar los libros de las clases. No viven en quintas en Manga, ni en apartamentos en el Pie de la Popa, Bocagrande o Castillo. No viven dentro del perímetro amurallado. Y no solamente se apoderaron del gremio, sino que ademas, desplazaron a sus viejos propietarios. Hoy son la voz autorizada para narrar la historia de la ciudad. Lo hacen desde muchos frentes, en los cuales jamas se hubiesen pensado los honorables miembros de la historiografia tradicional. Lo hacen desde la escuela, desde las universidades, desde los museos, desde las ONG´s. Implementan las múltiples formas de practicar la historia, sin que necesariamente reciban la formación mas apropiada para hacerlo (la historiografia colombiana, al igual que cualquier otra en el mundo actual, esta subordinada al peso de academicismo, que rara vez concibe el ejercicio de la historia mas allá del alma-mater), pero no renuncian a la innovación, a la capacidad recursiva, y que se ajustan a la demanda de la sociedad. Están adelantado una verdadera revolución en la memoria colectiva de los cartageneros. Ya dejo ser la historia de los "hombres blancos", narrada por los "hombres blancos". Hoy, las piezas decorativas del ayer, son sujetos y sujetas de la historia. 

domingo, 5 de agosto de 2012

La violencia en el corazón de la ciudad



El espiral de la violencia en Cartagena es incontenible. Años atrás pocos hubiesen imaginado un enfrentamiento de pandillas en las calles del Centro histórico. Pero anoche, dos pandillas enemigas de los "extramuros" de la ciudad se enfrentaron en el barrio Getsemaní, con la muralla colonial a un costado del sitio de la contienda. En medio de la refriega, a un joven de 18 años le fue cercenada la mano, la cual quedó tirada en el pavimento. 

A pocas cuadras del sitio de los hechos, turistas y locales debían estar celebrando en los prestigiosos bares caribeños apostados en la Media Luna y en la Avenida del Centenario. Al otro lado del Puente Román, los privilegiados habitantes del barrio Manga debían estar descansando, confiados de la seguridad de su isla rodeada de mangles y agua. La violencia se desborda, se derrama sobre la "ciudad fingida", sobre la urbe protegida por los muros coloniales y por la segregación espacial moderna. Ya no pueden impedir que los problemas urbanos que nos afectan a los menos favorecidos, se apodere de la ciudad privilegiada. Ya no basta con aislarnos.

Irán por ustedes a los lujosos edificios en Bocagrande y los atacarán en las viejas casonas de La Catedral y Santo Domingo. Si no corrigen con inteligencia la inequidad generadora de la violencia, la próxima contienda de pandillas será en la Plaza de la Aduana. 

domingo, 8 de julio de 2012

Angélica y Alejandra (Azcarate): dos caras de la violencia de genero



El 29 de Junio del 2012, la Revista Aló publicaba una desafortunada columna de la actriz Alejandra Azcarate, en la cual se burlaba de las mujeres con sobre peso. Ese mismo día, moría en una clínica de Cartagena, Angélica Gutiérrez Marín, producto de las heridas propinadas por su ex-novio un día antes. Ambos eventos, sin importar la distancia física que les separaba, convergieron en una sola realidad: la violencia de genero. Angélica, era una victima mas de los actos feminicidas que se apoderaron de Cartagena en el 2012, y Alejandra reforzaba en las 540 palabras de su columna, la violencia simbólica que estuvo detrás de los machetazos y de las quemaduras que le arrancaron la vida a Angélica. 

El brillante sociólogo francés Loic Wacquant define la violencia simbólica, como aquellos actos abstractos o inmateriales que alimentan la exclusión de una población determinada y que los inferioriza frente a su entorno social. Alejandra organizó cada uno de los caracteres de su columna, para humillar e inferiorizar a las mujeres con sobre peso. En los minutos que le debió haber tomado redactar su columna, Alejandra se convirtió en la vocera del canon de belleza mas excluyente que pudiera haber existido en la historia de la humanidad. 

Pero como bien es sabido, detrás de cualquiera que ejerza la violencia, aún en su carácter simbólico, siempre existe un trasfondo psicológico que la inspira. La misma Alejandra en su años mozos, había sido una mujer voluminosa, y solo con la inexorable entrada de los años, su cuerpo fue adquiriendo la figura "peculiar" de la goza actualmente. Tras cada palabra de su texto, quizás ponía en evidencia en reflejo de los complejos pasados.

Y ahora, en un giro inesperado, en las ultimas horas se reveló que la columna había sido un probable plagio de una publicaba en habla inglesa años atrás (http://www.regretfulmorning.com/2011/01/why-you-should-date-a-fat-girl/). Varían las palabras, el titulo y el idioma, pero el argumento central es básicamente el mismo.  Alejandra, desde luego, no se tomó la molestia de citar el texto original, y tomó para sí los créditos de una alegoría a la violencia de genero.

martes, 3 de julio de 2012

El machismo: una enfermedad que espera por cura




A la memoria de Angélica Gutiérrez Marín y Rosa Elvira Cely 

No me centraré en describir los detalles de la muerte de Angélica Gutiérrez Marín. Asumo que todos los conocen bastante bien. Yo en particular, he intentado reconstruir en mi mente, al igual que muchos de ustedes, los hechos que acabaron su vida. Pero lo ocurrido es inimaginable, y cuando son revelados mas de detalles de los acontecimientos, cada vez mas vamos tomando conciencia de la dimensión del crimen. Quizás, por no comprender dicha dimensión, abrigué en todo momento la ingenua esperanza de que Angélica saliera con vida de todo esto. Infortunadamente, las heridas propinadas con cobardía pudieron mas que sus ansias de vivir.

Como a muchos de ustedes todo esto me ha causado estupor. Siento ira, tristeza y desazón al ver cuán bajo hemos caído como cuerpo social. En tan solo seis meses, en Cartagena se han registrado cinco casos de autentico feminicidio, donde hombres cegados por los celos y el silencioso rencor hacia las mujeres, les arrebatan brutalmente sus vidas. Por si fuera poco, no faltan los hombres que no desaprovechan la oportunidad para justificar los crímenes, aludiendo a la inmoralidad de las mujeres asesinadas y su co-responsabilidad en sus propias muertes. Detrás de cualquier hombre que sea capaz de justificar un crimen tan atroz, existe un asesino oculto que puede surgir ante la mas mínima excusa. Me temo, que dentro de muchos hombres cartageneros existe un homicida silencioso, escondido en los más recóndito del sub-consiente, esperando para salir y concretar un asesinato.

En días como estos siento vergüenza de ser hombre (condición de la que jamas me he sentido precisamente orgulloso). Siento vergüenza por los actos cometidos por mis similares, y siento vergüenza por su machismo enfermizo y recurrente. Como hombre debo escuchar los comentarios, que tan solo entre hombres se comentan, y debo admitir que las cosas que se dicen son irrepetibles, y que por respeto a las compañeras que leen estas paginas me abstengo de reproducirlos. 

Esta sociedad esta enferma, y todos estos hechos precisan ser analizados a la luz de esta realidad. Esto debe servir para que tomemos consciencia del rumbo equivocado por el que hemos venido marchando. De aquí en adelante, debemos comenzar a educar a nuestros hijos, hermanos, primos, sobrinos y nietos en el respeto a la mujer, en la igualdad y la tolerancia, para poder exterminar definitivamente el machismo, por lo menos para las generaciones futuras. Tenemos que extirpar ese tumor maligno de la mente de los hombres del mañana. Y por lo pronto, que Dios libre a nuestras mujeres de los hombres del presente. 

lunes, 4 de junio de 2012

Izquierda y nacionalismo: una pareja dispareja




Esa división de América (Latina) en nacionalidades inciertas e ilusorias es completamente ficticia
Ernesto Guevara  

Cuando suena el himno nacional de España al inicio de un partido de fútbol, los españoles que asisten al estadio corean al unisono: "Lololololololo...". Resulta que el himno no tiene letra oficial, y por lo tanto no les ha quedado de otra que inventarse cualquier corillo para acompañar la música. Otros optaron por inventarse una estrofa bastante jocosa que dice: 

"Franco, Franco/ que tiene el culo blanco porque su mujer/lo lava con ariel/La reina Sofía lo lava con lejía/y por eso el rey así se siente bien."

Pero otros van mas allá. En la final de la Copa del Rey del 2011-12, aún en presencia del príncipe Felipe, la mitad del estadio Vicente Calderón saboteó el himno chiflando y haciendo bullicio con las cornetas. Y es que el himno nacional en España es cosa de fascistas. En términos generales, el nacionalismo en Europa es una doctrina de la extrema derecha, y mucho mas si se trata de nacionalismos hegemonicos que someten y subordinan a otras expresiones nacionalistas. Los partidos de izquierda, en su amplia gama desde el socialismo democrático hasta el anarquismo, se abstienen de rendir culto a los símbolos patrios. Por el contrario, son mas proclives al internacionalismo y al multiculturalismo. El nacionalismo en Europa ha sido el protagonista de los episodios mas crueles de su historia contemporánea, desde el holocausto nazi hasta el genocidio en los Balcanes, hechos inspirados en ideologías nacionalistas que reivindicaban la superioridad física, intelectual y moral de una nación sobre otra. Para muchos en Europa, la nación es una tala por superar.

Paradojicamente, cruzando el Atlántico, en  América Latina, el nacionalismo es una doctrina característica de la izquierda, conducta que comparten alegremente con la derecha. La defensa de la nación, en contra de la influencia de potencias extranjeras, suele ser el pilar de las agendas programáticas de los partidos de izquierda. Defienden cualquier cosa que esté al interior de las fronteras nacionales, desde la identidad nacional hasta las élites burguesas. Ya lo había dicho el mismo Marx: El nacionalismo es un invento de la burguesía para dividir al proletariado. Bastante razón tenía. Pero por lo menos ha servido para que la izquierda y la derecha colombiana puedan unirse coyunturalmente. Me imagino que ambas debieron haberse horrorizado cuando escucharon a Shakira solicitar la libertad de "Ublime", mientras interpretaba las notas sublimes del segundo himno mas bello del mundo. 

viernes, 27 de abril de 2012

Una vez mas, la brutalidad policial al descubierto



Apenas hace un par de horas vi una nota transmitida por Caracol Noticias sobre un aberrante caso de brutalidad policial en los días previos a la IV Cumbre de las Américas. En las imágenes se aprecia una fuerte discusión entre un hombre y cuatro uniformados que a empujones lo hacen ingresar a un restaurante de donde había salido para depositar la basura en la acera, violando los dispositivas de seguridad impuestos para los días de la cumbre en el Centro histórico. Después de unos airados manotazos, los policías se abalanzaron sobre el individuo, y tras haberlo sometido, uno de ellos arremete en su contra, asestándole brutales puñetazos en el rostro, mientras los demás uniformados impiden que los testigos allí presentes intervengan en la agresión. Al rato se ve al civil de pie, con el rostro ensangrentado, mientras es auxiliado por sus compañeros de trabajo. 

Lo mas sorprendente de todo, mas aún que la misma agresión, es que existe evidencia de un documento en donde la victima se compromete a no colocar denuncia alguna en contra de los uniformados, y a borrar toda evidencia del acto, a cambio de una reparación en dinero. El documento lleva el membrete de la Policía Nacional, lo cual lo convierte en una formalización abierta de la impunidad. 

Este tipo de eventos nos obligan a preguntarnos quienes son realmente esas personas a las cuales les estamos confiando nuestra seguridad y  bienestar. El año pasado las redes sociales difundieron varios casos de monstruosos casos de maltrato animal protagonizados por miembros de la fuerza publica, que ponen en tela de juicio el carácter ético y moral de la institución, y ante todo, sus mecanismos de selección e incorporación de nuevos miembros. No deja uno de preguntarse si dichos mecanismos están realmente diseñados para impedir que desadaptados de cualquier tipo se integren al brazo armado de la ley. 

Es de común decir en la barrios populares, que los muchachos incorregibles, de pobre rendimiento académico, sin futuro previsible y sin mayores aspiraciones, se integran a la fuerza publica buscando con eso un empleo rentable, estable y sin mayores dificultades. No me atrevo a asegurarlo. Sin embargo, que el puntaje mínimo de las Pruebas del Estado que se requiere para ingresar como patrullero a la Policía Nacional, sea de 31 puntos, (puntaje muy por debajo del mediocre promedio nacional y con el cual cualquier bachiller debería sentirse avergonzado), deja mucho que pensar. 

viernes, 13 de abril de 2012

Territorios de Esperanza: tres años desnaturalizando la exclusión



Tiempo atrás advertimos que el espacio publico se convertiría en uno de los escenarios predilectos para las nuevas reivindicaciones sociales de nuestra ciudad. Los hechos acontecidos en los últimos años han demostrado que en el imaginario local va tomando forma un sentido de pertenencia hacia el espacio publico. Los cartageneros se manifestaron en contra de la entrega en concesión de las playas, expresaron su respaldo a los artistas y comediantes callejeros cuando la policía arremetió en contra de ellos por la ocupación legitima que realizaban de las plazas del Centro Histórico, y hace unos cuantos días, se movilizaron para mostrar su descontento por la instalación en la Plaza de la Paz de un stand comercial de la firma Juan Valdéz, mientras a los vendedores ambulantes se les anunciaba que no se les permitiría trabajar en las calles del centro durante los días de la VI Cumbre de las Américas. La medida, evidentemente discriminadora e inequitativa, muestra de la apropiación particular y lucrativa del espacio publico, generó un malestar generalizado entre los cartageneros, lo que obligó a que el alcalde de la ciudad apresuradamente concediera permisos especiales a algunos vendedores ambulantes de café, para de esta forma calmar los ánimos y el descontento de la ciudadanía. 

Hace tres años nació Territorios de Esperanza con el objetivo de contribuir a la desnaturalización de la exclusión, la cual parecía haber sido tan interiorizada en el imaginario local que pasaba triunfal e inadvertida por las calles de la ciudad. Hemos sido testigos en estos largos meses de como surgen nuevos actores sociales que retan los esquemas del orden social conservador y taimado que domina a Cartagena. La lucha de la población LGBTI, por ejemplo, ha conquistado logros importantes, y ningún dirigente local se atrevería a admitir la homofobía en su retorica pública, sin asumir las consecuencias de hacerlo en una ciudad que cada vez menos admite la intolerancia. Las mujeres y los colectivos afrodescendientes continúan sus labores, manteniendo y expandiendo los logros alcanzados en años anteriores. Nada de estos es fortuito.Solo pudo haber sido el resultado de años enteros de trabajo incansable y de enfrentamiento abierto en contra de la exclusión. 

No obstante, la discriminación estructural, la pobreza, la inequidad en la distribución del producto social parecen acrecentarse con el tiempo. Las distancias entre ricos y pobres se expanden hasta limites ineditos. Mientras lujosos condominios son construidos en el norte de la ciudad, en sus demás extremos surgen nuevos tugurios que alimentan el mapa de miseria que ha caracterizado a Cartagena a lo largo de su marcha por el siglo XX. La segregación urbana, el modelo que ha dominado la evolución física de la ciudad en la ultima centuria, se mantiene en pie. Para enfrentarla se requiere el agrupamiento de los movimientos sociales en torno a objetivos comunes, la unidad de los sectores emergentes en contra de las élites dominantes y sus acciones reaccionarias, y el giro de la academia hacia los interrogantes que la sociedad se plantee.  Territorios de Esperanza, por su parte, continuará sin reparos en la búsqueda de una Cartagena de Indias mas equitativa, mas justa y mas humana. 

Foto: Manifestación en la Plaza de la Paz el 9 de Abril del 2012. (Calleshortbus)

jueves, 29 de marzo de 2012

"50 girls waiting for you": mujeres caribeñas a su servicio



Las voces alternativas en http://www.ovoces.blogspot.com continuan con el articulo: "Cartagena, una vez, una bomba de tiempo", de la autoria de Harold Carrillo Romero
_____________________________________________________________________

Jamas le pagaría a una mujer por sexo. Tengo razones elementales para no hacerlo. En principio, porque creo que soy lo suficientemente joven y "apuesto" para no tener que recurrir a esos medios tan elementales. En realidad, lo que tengo es una posición bastante compleja frente al tema de la prostitución. No condeno, ni jamas condenaría a una mujer que viva de tal ejercicio. Es una labor milenaria, presente en todas las etapas de nuestro trasegar en la historia. Tampoco constituye un delito en nuestro pais. Ni su ejercicio, ni el disponer de sus servicios. Sin embargo, creo que el cuerpo de la mujer es mancillado, sometido y humillado cuendo se ejerce esta practica. 

Nunca he ido a un bar de strippers, y dudo mucho que pudiera sentirme a gusto viendo una jauría de hombres exaltados y jadeantes, como perros hambrientos, detrás del cuerpo desnudo de una mujer. Solo en una ocasión aprecié un espectaculo similar, y debí retirarme cuando me hastié de ver las manos ansiosas recorriendo los muslos, la entrepierna y el abdomen de la morena exuberante que bailaba para ellos. No tenía mal cuerpo, en lo absoluto. Debía medir unos 1.60, su piel era oscura, sus cabellos ensortijados, y sus senos eran pequeños, y el resto de su figura era esbelta y armoniosa. Pero lo que en realidad recuerdo, mas que otra cosa, era su rostro. No sus rasgos faciales, sino la expresión de su cara, los ojos perdidos, los labios enmudecidos, como simulando una excitación que realmente no experimentaba. Tras verla, tras ver el rostro de los hombres que me rodeaban, miré a una chica de 20 años que se encontraba a un par de metros de donde yo estaba. Me quedó mirando fijamente, como si esperara una respuesta de mi parte, una explicación de lo que acontecía a nuestro alrededor. Opté por bajar la cabeza, y caminar en silencio hacia mi puesto, mientras los hombres que no habían desertado de aquel espectaculo, terminaban de devorarse con los ojos y con la manos a la morena exuberante de 1.60. 

He escuchado historias increibles, que escapan a mi comprensión, y de las cuales solo podría dar fé si las veo con mis propios ojos. Mujeres que son rifadas en los bares, junto a botellas de licor, y habitaciones en hostales de mala muerte. Jovenes que venden sus cuerpos recien desvirgados, por unos cuantos dolares. Los turistas aprovechan y completan su travesía por el tropico, satisfaciendo con ellas sus deseos mas retorcidos. Pero el nativo no desaprovecha tampoco y se esfuerza por sacarle beneficio material al asunto. La lamina que ustedes pueden apreciar en el encabezado, la encontré en una de las calles del Centro historico. Está en ingles desde luego, porque va dirigido a los turistas extranjeros que nos visitan, y no solo con la intención de apreciar nuestras playas y nuestro corralito de piedra. Cuando lo encontré, una hilera de carros que estaban parqueados a mi derecha, los tenian colgados en los limpiaparabrisas. 

"50 girls waiting for you" ("50 chicas esperando por ti"), reza el encabezado. En el centro de la tarjeta una mujer exitosamente proporcionada, expone sus dotes con la adecuada censura. Pero lo mas relevante, lo mas diciente, esta a su lado. Un par de palmeras que salen de cada costado, y que junto a la muchacha recrean los simbolos del Caribe exotico, lleno de feminas supuestamente dispuestas a complacer sin reparos las ansias del hombre blanco.


viernes, 16 de marzo de 2012

Cartagena: una ciudad cínica




Para finales de los años 60, la avenida Pedro de Heredia había prácticamente llegado a las puertas del Centro histórico. Había iniciado muchos kilómetros atrás y ahora por fin había llegado a su destino final. Sin embargo, aún faltaba superar un obstáculo: el barrio Chambacú. La avenida tenia que partir el barrio en dos y seguir su curso hacía el centro de la ciudad. Mientras los chambaculeros que iban a ser desplazados por la avenida, intentaban aminorar las consecuencias de la expropiación de sus casas, los gestores de la obra estaban mucho mas preocupados por la Cartagena que quedaría al descubierto con el paso de la avenida por Chambacú, un barrio sumido en la pobreza, con mas de 10.000 habitantes viviendo hacinados y en condiciones sumamente precarias. Pero a uno de los urbanistas se le ocurrió una genial idea: elevar muros al pie de la avenida recién construida, para evitarle a visitantes y nativos el espectáculo bochornoso de la miseria en Chambacú. Él mismo, sin mayores escrúpulos, comparó la medida con esconder la basura debajo de la alfombra. 

Esta historia se ha repetido una y otra vez en todos estos años. Los administradores de Cartagena, recogen la basura y la colocan debajo de la alfombra de concreto que tenemos por ciudad, para que nuestros visitantes no se sientan contrariados con la realidad cruda que experimentamos irremediablemente los ciudadanos día tras día. Hoy, El Universal, el principal diario de la ciudad, publica una nota deshonrosamente acritica donde anuncian que los indigentes, las prostitutas, los niños de la calle, los vendedores ambulante y los perros serán removidos del Centro histórico, como parte de los preparativos para la VI Cumbre de las Américas. Una vez mas, los indeseables son perseguidos, "barridos debajo de la alfombra", para que nuestros honorables huéspedes no se sientan disgustados con su presencia. Les crean  la forastero un espacio ficticio, de privilegio, una "ciudad fingida", donde puedan andar sin contratiempos, sin tener que exponerse a los peligros de una ciudad violenta, desconfiada, desigual, y ante todo, cínica, porque deliberadamente se engaña así misma, ocultando una realidad lamentable, en vez de encargarse de corregirla. 

Al terminar la dichosa cumbre, todo volverá a la normalidad. El indigente una vez mas a la calle, la prostituta a la acera, donde seguirá alquilando su cuerpo por unos cuantos pesos, y el vendedor ambulante a los andenes y a las plazas, para seguir a esperas de un humillante operativo de restitución del espacio publico que algún día llegará. Supongo que exterminarán a los perros, así como la policía de Rio de Janeiro exterminaba a los niños de la calle a inicios de los 90. Una bala directo en la cabeza, mientras dormían arropados entre mantas, para calmar el frío de la noche y de los corazones deshumanizados de la ciudad. 

Foto: Chambacú en 1967. 

miércoles, 8 de febrero de 2012

¿Recuperando el espacio publico o silenciando las risas?


 Las voces alternativas en http://www.ovoces.blogspot.com continuan con el articulo: "Y también la lluvia", de la autoria de Harold Carrillo Romero.
_____________________

Para cualquier cartagenero que haya escuchado los chistes del "Uso Carruso" y "El Mello" le resultaría dificil pintar al par de sujetos haciendo algo distinto a robarle risas al projimo. Basta con verlos recorriendo el escenario, parodiando la cotidianidad de la vida en los barrios populares, lanzando esas palabrotas que yo tenia prohibido pronunciar, sopena que mi mamá me reventara la boca por semejante sacrilegio. Pero esta noche he visto un video en el que el "Uso Carruso" (quien en realidad lleva por nombre Edgar Martinez Julio), se lamenta ante las camaras de un medio de comunicación local por las recientes trabas para poder ejercer libremente su oficio. Cuenta que con el cierre del Parque Centenario por la obras para su restauración, perdió su lugar de trabajo, el escenario desde él cual le alegraba la vida a los transeuntes y le sacudía el aburrimiento a sus espectadores. No tuvo mas remedio que utilizar una pequeña plazoleta en Puerto Duro, a un costado de donde estaba anteriormente el monumento a la India Catalina. Sin embargo, en dias recientes, se le ha impedido a él y a su colega, "El Mello", que hagan uso del espacio publico para sus presentaciones, con el pretexto de que entorpecen la libre circulación de los transeuntes.

En lo personal, no entiendo, no comprendo, y desconozco si la ley admite y conciente que a un ciudadano se le impida hacer uso libre del espacio publico para difundir un mensaje, para realizar un acto discursivo en el espacio de uso comun de la ciudadania. No comprendo en que medida, estos individuos incurren en un contravención tan grave como para que los agentes de Policía que les impiden trabajar les amenazen con enviarlos a la carcel. 

Hechos como los anteriores me hacen pensar que Cartagena marcha en sentido opuesto al mundo civilizado. Mientras ciudades como Bogotá se esfuerzan por abrir espacios para el encuentro ciudadano, Cartagena pareciera estar decidida a restringirlos. Cada viernes por la noche, Bogotá cierra el trafico vehicular en una de sus avenidas mas tipicas, la carrera septima, con el fin de que los peatones puedan desplazarse libremente por ella, mientras aprecian la infinita variedad de eventos que se desarrollan en ella. Payasos, cuentachistes, cristianos, militantes de partido de izquierda, defensores de animales, promotores de juegos, rifas y espectaculos, todos ellos aprovechan el espacio para mostrar lo suyo. Es como un teatro de varios kilometros a cielo abierto. Es una experiencia inolvidable. Cartagena no tiene nada parecido. Solo sus frias avenidas, el deshumanizado Centro historico y el "espacio fingido" de la ciudad turistica.

Y tan solo pensar que los episodios mas gloriosos de la historia humana resultaron de una mezcla exitosa entre espacio y discurso publico: la clases de Socrates impartídas en las plazas de Atenas, las lecturas publicas en las calles parisinas, donde se difundían las ideas de la Ilustración que guiaron a la Revolución Francesa o el discurso que Martin Luther King dió frente a una multitud que rodeaba el Monumento a Abraham Lincoln. Eran en esos escenarios en donde se construía la filosofia antigua, la republica y la democracia. Y es en cada rincon del espacio publico en donde se construye la ciudadania. Sin embargo, en Cartagena los conceptos parecieran entrar en contradicción. En aras de recuperar y darle uso al espacio publico, se ha restringido el libre ejercicio de la ciudadanía. No es dificil percatarse que cada dia más el Centro Historico está mas alejado del cartagenero del común. La persecución en contra del "Uso Carruso" y "El Mello" es otro episodio de larga historia de segregación espacial a la cartagenera. Es un irrespeto mas a los principios rectores del derecho a la ciudad. Es un acto vulgar e intolerable. Es una burla a la memoria del "Oye-Oye", el pionero de los cuentachistes cartageneros, asesinado en una pelea en el Parque Centenario en los años 80, a la memoria de "El Zorro", del "Cuchilla", y del "Crispeta", maestros de la risa, del bacile y la mamadera de gallo, que por unos cuantos minutos le hacían olvidar al ciudadano urbano que la ciudad que habitan cada dia les pertenece menos.

Fotografia: El incomparable Edelberto "El Cuchilla" Geles (QEPD)

Ver video de la entrevista a "Uso Carruso": http://www.youtube.com/watch?v=vSXBRXaFEKo

lunes, 30 de enero de 2012

"Lidice": la memoria de la resistencia hecha nombre.


Eran aproximadamente las 10 y 30 de la mañana del 27 de Mayo de 1942, cuando el automóvil del oficial nazi Reinhard Heydrich tomó una curva pronunciada en medio de su habitual recorrido hacia Praga, la capital del Protectorado de Bohemia y Moravia, que no era mas que la Checoslovaquia ocupada por los alemanes. El vehiculo inevitablemente debió reducir la velocidad. De repente, de un costado de la carretera, salió un hombre armado con una subametralladora que apuntaba directamente a la humanidad del oficial. Sin embargo, le fué imposible disparar porque el arma se encasquilló. Heydrich aprovechó el desatino del asaltante para ajusticiarlo con su arma de dotación, pero antes que pudiera responderle, otro atacante le lanzó una bomba casera que explotó en un costado del automovil, a menos de un metro del oficial. Su chofer salió a la persecución de los individuos, mientras Heydrich se desplomaba sobre la acera. Transeuntes le recogieron y lo llevaron al hospital donde le brindaron una atención oportuna. Sin embargo, Reinhard Heydrich, "la bestia rubia", el principal artifice de la Solución Final, la del exterminio en masa de los judios, murió el 4 de Junio aquejado por las heridas del atentado.

Heydrich no solamente era el calculador oficial que dominaba los destinos de una buena parte de los territorios ocupados por la Alemania Nazi. No solo era el arquitecto del exterminio de 6 millones de judios. Era tambien el favorito de Adolfo Hitler. Al enterarse de su desceso, él entro en colera y ordenó darle muerte a por lo menos 10.000 ciudadanos checos, en represalía por el asesinato de Heydrich. Sin embargo, el Fürher fué persuadido y se le recomendó reducir el castigo. Tras una apresurada investigación, se asoció falsamente con el atentado a Lidice, un pequeño pueblo de unos cuantos miles de habitantes, ubicado a 22 km de Praga. Por lo tanto, Hitler ordenó la supresión total del poblado, con todos y cada uno de sus habitantes. La carniceria inició el 10 de Junio. Todos sus hombres mayores de 16 años, fueron ejecutados. Las mujeres en su totalidad fueron enviadas a campos de concentración, a excepción de cuatro mujeres embarazadas, a las cuales se les abortaron sus hijos no-natos, precisamente en el mismo hospital en el que había fallecido Heydrich, para luego ser enviadas a los mismos campos de concentración que sus congeneres.

Los niños y las niñas de Lidice no corrieron con una mejor suerte. Fueron arrancados de los brazos de sus madres. Se ordeno que solo llevaran consigo la ropa que vestian, y que no se les otorgara atención alguna. De los 105 niños y niñas de Lidice, 8 de raza aria, fueron adoptados entre militantes de la SS. 82 fueron enviados a un campo de exterminio donde fueron ejecutados en una camara de gas, tras una larga y dolorosa agonia. Seis murieron abandonados a su suerte en un orfanato y 17, solo 17 de los 105 niños, regresaron con vida a sus hogares.

Hitler, no contento con la muerte de mas de 1300 personas de Lidice, ordenó incendiar el pueblo, barrer sus cenizas y borrarlo del mapa. Hizo de su nombre una palabra proscrita, queria condenarla al olvido eterno. Sin embargo, no pudo impedir que en Gran Bretaña, a unos cuantos meses de los hechos, los trabajadores mineros crearan una organización llamada "Lidice vivirá", con el fin de recoger fondos para la reconstrucción del pueblo. Aunque nunca fué reconstruido, y sus escasos supervivientes se negaron a retornar a la tierra mancillada por la brutalidad nazi, hoy existe un conmovedor memorial que recuerda a las victimas de la masacre. A los niños y niñas de Lidice se les construyó un monumento con 82 figuras humanas de tamaño real (ver foto), que representan a niños de 1 a 16 años, en reconocimiento a los aquellos que fueron gaseados en el campo de exterminio.

"Lidice", la palabra que Hitler quizo borrar para siempre de la memoria de la humanidad, hoy es el nombre de varios pueblos y calles en distintos paises de Europa y America Latina. Y hoy, ante vuestros ojos, este humilde servidor se compromete, aún a sabiendas de los caprichos impredecibles del destino, a nombrar a su primera hija "Lidice", en reconocimiento a los 82 niños y niñas asesinados por la intolerancia irracional del nazismo.

viernes, 6 de enero de 2012

Carta abierta a la Doctora Judith (Pinedo)

Doctora Judith

Antes que cualquier otra cosa le contaré una pequeña anecdota: Debían ser como las 9 en punto la noche en que me bajé de aquel bus que me había traido desde el Centro hasta el barrio en el que vivo. Cruze la calle como de costumbre, y llegué a la drogueria de la esquina para comprar una medicina que calmara la gripa que me venía aquejando desde hacía varios dias. Tras hacer la compra caminé con rumbo a mi calle. A mitad de cuadra saludé a "Mañe", un humilde anciano que vive en el barrio desde que tengo razón de ser, que pasa los dias echado en los andenes o haciendo mandados, y de quien se dice tiene un hijo que fué una gloria malograda del boxeo. No había caminado mas que un par de metros cuando escuché el ruido de una moto que se acercaba lentamente detrás de mi. En cuestión de segundos, me sobrepasó y el parrillero, un muchachito de maximo 18 años, se bajó de la moto con pistola en mano y me arrebató la mochila de pelo e`chivo que mi papá me había regalado años antes. Su acompañante, un hombre de como de 1.90 tan solo le esperaba. Mientras permanecía paralizado por el miedo y con las manos extendidas, ese par de sujetos se dieron a la huida y se perdieron entre las calles del barrio. Se que no fué muy astuto haber intentado llegar a mi casa entrando precisamente por allí, pero entenderá Doctora Judith que tras 23 años de vivir sin mayores tropiezos en el mismo lugar de siempre, uno jamas esperaría que le pasara tal cosa . Pero fijese usted, en los ultimos años la seguridad se había desmejorado tanto, que la cosa era previsible. Lo cierto es que desde aquel entonces me cuido de andar por ahi a ciertas horas, y cuando ando por una calle solitaria y siento el ruido de una motocicleta detras de mi, me pongo un poco nervioso. ¿Sabe usted cuantas motocicletas circulan en la ciudad y cuantas calles recorremos a diario los ciudadanos de a pie? Si lo sabe, logrará dimensionar lo que experimento dia tras dia cuando transito la ciudad. 

En los primeros dias hubiese querido encontrarme de frente con el que me había quitado la mochila, al muchachito, al parrillero, no al tipo de 1.90, con ese no se podía hacer mayor cosa. Con el tiempo estaba mas esforzado en recuperar mi identidad legal (perdí los documentos, desde luego) y en reestablecer el deseo de vivir la ciudad. Al final lo consigues, y el acontecimiento se convierte en una anecdota mas. Pero te ayuda a apreciar las cosas de una manera distinta. Ahora se que no se está seguro en casi ningun rincón de la ciudad, mas allá de la zona turistica. ¿Sabia usted Doctora Judith que cuando era pequeño el vigilante de mi barrio era un viejito panzón como de 70 años, que caminaba siempre apoyado en un bastón de madera y que ademas era su unica arma? Hoy, deben haber entre dos y tres vigilantes, hombres relativamente jovenes, y que andan con armas de fuego. Las cosas han cambiado, y durante su mandato empeoraron considerablemente. Usted nos prometió una ciudad donde la gente pudiera volver a sentarse en las puertas de sus casas. ¿Supo usted que a mediados de diciembre los habitantes del barrio La Castellana decidieron sentarse en las puertas de sus casas, no porque se sintieran seguros al hacerlo, sino como una forma de protestar por la inseguridad que se ha apoderado del barrio? Me hubiese parecido mas acertado tomarse la Avenida Pedro de Heredia a la altura del sitio, asi habrían paralizado media ciudad y los hubiesen escuchado con mas atención. Cada quien hace las cosas a su estilo, supongo.

La inseguridad se deriva de la desigualdad social y de la falta de autoridad. Mal haría es responsabilizarla completamente de la situación actual, la cual tiene su origen en causas estructurales dificiles de resolver en cuestión de años, pero faltaría a la sensatez si desconociera que fué durante su mandato que la violencia se desbordó hasta limites impensables años atras. Homicidios, atracos, enfrentamientos de pandillas.... Los problemas usted los conoce mejor que yo. Tras su paso por la Alcaldía quedó un extraño sinsabor entre los ciudadanos de a pie, que son las victimas potenciales de la violencia desenfrenada. Sin embargo, me parece desproporcionado pensar que su mandato solo dejó cosas para lamentar. Lo cierto es que esta es una ciudad distinta, y efectivamente cambió, y no solamente para mal. Si tuviera que resaltarle uno de sus principales aciertos fue la politica cultural adelantada a través del IPCC. No solo nombró a dos mujeres excepcionales a la cabeza del Instituto, sino que supo a través de la cultura y el arte adelantar programas para empoderar y transformar al ciudadano.

Nadie en Cartagena hoy asumiría de manera publica una actitud sexista, racista u homofobica sin exponerse al repudío generalizado. Doctora Judith, cuando apenas iniciaba su mandato respaldó sin condiciones las primeras iniciativas organizativas de la población LGBTI, y defendió a capa y espada su respaldo frente a la avanzada reaccionaria de algunos "honorables" miembros del Concejo Distrital. Creo que los historiadores del futuro tendrán que decir que los cuatro años de su gobierno fueron años gloriosos para la democracia y para el avance de la sociedad civil organizada. Los movimientos sociales de cualquier denominación encontraron en usted una aliada incondicional. Fueron ellos los que realmente construyeron la democracia, usted les abrió los escenarios. Y si de escenarios se trata, solo basta con recordar que fué gracias a su gestión que el Teatro Adolfo Mejía retornó a manos de la ciudadania. Creo que si los fundadores del Teatro conocieran de su actual uso, no les haría mayor gracia. Asi son las cosas. En fin.... los espacios para el ejercicio de la democracia son su mejor legado. Con tan solo seis dias en el poder, su sucesor no ha dado muestras de un lenguaje nada conciliador. Mas allá de los errores de dicción y de su retorica tan "especial", sus comentarion lucen autoritarios e impositivos. Esperemos que la sociedad civil organizada se mantenga alerta y no retroceda en los avances logrados en los cuatro años de su gobierno, y que por el contrario los expanda.

Con esta me despido Doctora Judith, deseandole la mejor de las suertes en los años venideros. Espero verle pronto, y no me cabe la menor duda que seguiremos sabiendo de usted. Aunque no me enorgullezco por haberle concedido mi voto hace cuatro años, confiezo que siempre era placentero verle dirigir este "galletón" de ciudad, con tanta belleza, elegancia, entereza, honestidad y compromiso.

Saludos cordiales

Territorios de Esperanza