sábado, 25 de julio de 2009

La alcaldia de Judith Pinedo: un año y medio despues


Hoy finaliza la encuesta que lanzamos desde la apertuta de Territorios de Esperanza. El resultado final del conteo de respuestas a la pregunta ¿Como calificas el desempeño de la alcaldesa local de Cartagena, Judith Pinedo? dejó un total de 23 votantes que participaron de la iniciativa, respondiendo de la manera siguiente: Un 17 % calificó la gestión de la mandataria como excelente, un 34 % como bueno, un 30 % como regular y finalmente otro 17 % como ineficiente. Las cifras porcentuales no revelan nada inesperado. A un año y medio de su ascenso al poder, el gobierno de Judith Pinedo se ha movido en un vaiven de altibajos que impiden emitir un juicio certero sobre la calidad de su mando.


Llegó al poder despues de una reñida disputa con los sectores tradicionales de la ciudad que se habian mantenido en el poder durante los ultimos lustros, y que por demas se habian destacado por sonados escandalos de corrupción y de malversación de fondos de todo tipo. Judith Pinedo representó en su momento una alternativa esperanzadora. Una mujer relativamente joven, nacida en el seno de una familia de clase media, lejos de los patriarcados locales, de indudables cualidades intelectuales, cercana a los movimientos y organizaciones sociales de la ciudad, que en su juventud habia coqueteado con el liderazgo estudiantil y que profesaba un discurso democratico, incluyente y reivindicativo. Al alzarse con la victoria dejó ver muestras de una coherencia real entre sus primeros mandatos y su discurso. Conformó un gabinete ampliamente nutrido por mujeres y jovenes, muchos de ellos provenientes de origenes humildes, de ascendencia negra y mulata y que habian gozado de una buena trayectoria en los movimientos sociales de base. Todo se hallaba bellamente enmarcado en un uso alternativo de la memoria historica, donde los negros y mulatos de la ciudad aparecian como los lideres fundacionales de la independencia local y por lo tanto, como los encargados de reasumir las riendas del distrito, para enderezar el camino siempre que fuera posible.


El 1 de Enero del 2008, fue una fecha de jubilo. Por primera vez, una mujer, una lider democrata, "sin pecado concebida", acogia el mando de la ciudad. Enfrentando el embate de la clase tradicional de la ciudad, atrincherada en el Concejo Local del Distrito, hizo prosperar un Plan de Desarrollo (entiendase como la hoja de ruta de la gestión publica del gobierno), por primera vez diseñado y pensado a partir de las propuestas nacidas en el seno de los cartageneros de base. Un ejemplo indudable de participación democratica. Todo marchaba según lo previsto. Pero tan solo un mes despues las cosas comenzaron a cambiar su curso. En la localidad de Pasacaballos, proxima a la ciudad, un año antes se habia confomado un asentamiento tugurial en terrenos privados, pero abandonados a la especulación de la tierra. Eran hombres y mujeres extremadamente humildes que se habian apoderado de los predios ante la ausencia real de cualquier posibilidad de hacerse a un techo digno. La respuesta ante la coyuntura, por parte del gobierno local entrante, otrora destacado por su discurso democratico e incluyente, fue reveladora: valiendose de un uso exagerado de la fuerza, arrazaron la barriada, llevandose a su paso los pocos enseres de familias enteras y desgraciadas por la miseria. Los medios publicaban las imagenes de hombres encolerizados enfrentandose a la fuerza publica, mientras las mujeres huian despavoridas cargando consigo sus pequeños infantes. Pero fue una fotografia, una sola fotografia, fue la que reveló el caracter de la toma: un niño, que escasamente podia tener un poco menos de un año aparecia en los brazos de su padre con los ojos enrojecidos por el contacto con los gases lagrimogenos. Cualquiera que halla experimentado la sensación de hallarse envuelto en una nube de gas lagrimogeno, podrá hacerse a una idea de la agonia sufrida por el pequeño. El gas hizo romper en llanto al infante y al mismo tiempo deshizo en muchos las esperanzas de un establecimiento real de la democracia en la ciudad.


En pocas palabras, la gestión de Judith Pinedo podria definirse como ambigua. Sostiene, y de momentos materializa, su discurso democratico y de inclusión, pero mantiene a su vez, muchas de las viejas formas de exclusión que eternamente han reinado en la ciudad. Coquetea con las organizaciones populares, pero no queda la menor duda de su alianza y de su compromiso con la elite cartagenera, que dificilmente podriamos tildar de "democrata". Agiliza obras modernizadoras para la ciudad, mientras los indices de pobreza no retroceden un solo centimetro. Empodera con su retorica incuyente a los cartageneros de origen humilde, pero no manifiesta un avance real en lucha en contra de la violencia, sin duda alguna una de las peores ausencias de su regimen.


Falta mucho por recorrer todavia hasta el 2011, cuando finalizaria su mandato; año que ademas coincide con el bicentenario de la independencia de la ciudad. Tiene todavia en sus manos la posibilidad de corregir el rumbo de la historia de Cartagena de Indias. Todavia goza de la esperanza y de la confianza de muchos coterraneos. Todavia está a tiempo convertirse en una excepción a la regla y de pasar a la historia como una mandataria realmente comprometida con las necesidades del sufrido pueblo cartagenero; aunque muchos ya nos hayamos comprometido a recordar para siempre aquella imagen del niño bañado en un mar de lagrimas, victima de la ambiguedad de la dirigencia cartagenera.

viernes, 17 de julio de 2009

"Urgencias": reflexiones en torno a un concepto complejo


Un dolor agudo en la parte baja de la espalda le hizo despertar cuando apenas se asomaban los primeros rayos del sol. Como pudo logró vestirse para emprender un corto viaje hasta la sala de urgencias de una de las clinicas de la ciudad. Las manecillas del reloj marcaban las 7 y 50 de la mañana cuando hizo su arribo. Realizó el protocolo de rutina: registrarse ante la recepcionista, verificar los datos y ubicar la historia clinica. Asi empezaba una tortura que se prolongaria por mas tres horas. Desplomada sobre una silla aguardó con paciencia su turno. A las 11 de la mañana pasó a una segunda sala donde fué examinada por un profesional de la medicina, que despues de someterla a un interrogatorio digno de cualquier tribunal de la Santa Inquisición, dictó su diagnostico; cosa que no le tomó mas de cinco minutos. Una enfermera entrada en años, ingresó a la sala con la dosis de la droga recetada, le hizó extender su brazo y sin pronunciar mas de diez palabras le introdujo una aguja reventandole las venas y haciendole derramar a la joven todas las lagrimas que antes habia mantenido contenidas.

Casi cinco horas despues de su ingreso, la adolorida jovencita salió por la puerta principal de la sala de urgencias dejando detras de si, media docena de pacientes que con toda seguridad, tenian por lo menos un par de horas esperando su turno para ser expuestos al Tribunal de la Santa Inquisición. Horas.... en una sala de urgencias el tiempo se cuenta por horas. La Real Academia de la Lengua Española, al definir el concepto de "Urgencias" dice: " Sección de los hospitales en que se atiende a los enfermos y heridos graves que necesitan cuidados médicos inmediatos."O la Real Academia de la Lengua Española está equivocada, o el sistema hospitalario colombiano es exageradamente deficiente y potencialmente homicida. La respuesta no puede ser mas obvia.

lunes, 13 de julio de 2009

Cuando soñar se convierte en privilegio de pocos


Desde que vi los carteles apostados en varias esquinas de la ciudad, invitando a que los transeúntes cerráramos nuestros ojos y a que nos preguntáramos con que Cartagena soñábamos, tuve mis sospechas. En primera instancia, me sorprendió que en la ciudad se le apostara a campañas pedagógicas alternativas, que son ajenas a la tecnocracia y al burdo pragmatismo de la dirigencia cartagenera tradicional. Pero lo que definitivamente despertó mi inquietud, fue que el hecho de que los modelos o actores empleados para la campaña publicitaria parecían todo... menos cartageneros. Hombres y mujeres, en su mayoria, de piel blanca, de apariencia distinguida y de rasgos refinados, que parecían haber sido extraídos de una revista de moda y que no guardan ninguna semejanza con el cartagenero promedio, de ascendencia negra y mulata, originario de las barriadas populares de la urbe. Parecía ser que se identificara al ciudadano en capacidad de pensar la ciudad, con individuos que no descienden de los dos últimos estratos de la escalera social. Por fuera de las intenciones que contenga la iniciativa, cuando se excluye de antemano a quienes se pretende incluir tiene lugar un contrasentido que arruina cualquier empresa, indistintamente de sus propósitos. No entraré en detalles sobre la Cartagena que sueño, tan solo diré que me temo que estamos soñando en sentidos opuestos.

lunes, 6 de julio de 2009

La trampa del "imperialismo"


¿Porque un dirigente de izquierda, un convencido del "socialismo del siglo XXI" como el Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela, Hugo Chavez, se convierte en un aliado estrategico de Mahmud Ahmadineyad, el Presidente de la Republica de Irán, un dirigente ultraconservador de un estado teocratico? La respuesta, los dos comparten un enemigo común: el fantasma del "imperialismo yankee". Ambos son representantes de gobiernos enemistados con los Estados Unidos, y mientras el primero aparece como un futuro miembro del Eje del Mal (Grupo de paises clasificados por los Estados Unidos como defensores del terrorismo), el segundo se ha convertido en residente permanente e inalienable del grupo.

"El enemigo de mi enemigo es a mi amigo", reza el proverbio popular. Y mas que proverbio parece haberse convertido en la norma que hoy rige el curso de las relaciones internacionales. Es asi, como se gestan alianzas de sectores politicos teoricamente irreconciliables. Es asi, como Hugo Chavez, un mandatario que proclama la formación de un estado socialista, como el camino seguro para una sociedad donde prime la tolerancia, el respeto, la igualdad y la libertad, aparece como aliado de Mahmud Ahmadineyad, el mandatario de un estado teocratico que combate el homosexualismo, la liberación femenina o el consumo de alcohol, como crimenes susceptibles de ser pagados con la vida. En apariencia, deberian ser enemigos a muerte, pero terminaron convirtiendose en estrategas de una lucha en contra del "imperialismo yankee", para ellos la figuración en carne viva del mal en la tierra. Este es el punto de inicio del infinito mar de paradojas e incoherencias politicas. Estados Unidos, es en apariencia la meca de la maldad y toda fuerza puesta en su contra, es digna de ser admitida dentro del distinguido circulo de amigos del anti-imperialismo, sin importar la orientación politica que determine la puesta en contra y sin importar si están al servicio o no del sistema hegemonico. Esa es la trampa del "imperialismo" con carta de nacionalidad ... ha convencido a todos de su presencia hasta el punto de legitimar ante miembros de la comunidad internacional a regímenes genocidas como el de Omar Hasan Ahmad al-Bashirm en Sudán e inclusive, a oponerse a la libre determinación de un pueblo como el de Kosovo, cuyo proyecto de independencia fue desconocido por Caracas. Y mientras, las fuerzas contrahegemonicas desperdician su tiempo reparando en la bandera y el escudo nacional del sistema, el capital transnacional se expande desconociendo fronteras, lenguas y razas. Al final se termina luchando en contra de una sombra ... de un enemigo invisible.