jueves, 10 de diciembre de 2009

El paramilitarismo que Chavez desconoce


Neda Soltan recibió un certero disparo en el pecho que cegó su vida después de una lenta y dolorosa agonía. Sus últimos minutos de vida quedaron registrados en un video que se difundió rápidamente por la red. En él se observa a Neda desplomada en el suelo con la mirada perdida, mientras su padre intenta consolarla haciéndole saber que no había nada por qué temer. Pero Neda no responde, permanece inmóvil, paralizada, completamente en silencio. Intentan reanimarla sin conseguirlo. Finalmente muere con su rostro bañado en sangre que brotaba de sus ojos y su boca. Si tan solo se hubiera quedado encerrada dentro del auto, soportando el calor del verano iraní, aquel paramilitar del Basij no le hubiese arrebatado la vida de un solo disparo.

Neda no ha sido la única víctima del Basij, un ejército paramilitar creado por el Ayatolah Jomeini en 1979 para defender la revolución islámica recién conquistada. Un día antes del asesinato de Neda, Taraneh Musavi, una joven mujer de 28 años, fue detenida por la milicia paramilitar y luego conducida a un lugar desconocido donde fue sometida a múltiples torturas y vejámenes sexuales indescriptibles. Su cuerpo fue hallado unos meses después en la mitad del desierto. Su asesinato, al igual que el de Neda, permanece impune.

Tanto Neda como Taraneh, fueron muertas en el marco de las manifestaciones por la reelección de Mahmud Ahmadineyad en junio del 2009. Ni Neda, ni Taraneh estaban directamente comprometidas en la manifestación. Estaban en el lugar equivocado, en el momento equivocado, y bajo un régimen político equivocado para cualquiera que quisiera gozar de un mínimo de libertad. El Basij se encarga de limitar esa libertad a los requerimientos de una república islámica que el 1 de abril de este año cumple tres décadas de haber sido proclamada. Tres largas décadas dentro de las cuales el Basij ha sido tristemente célebre por reclutar niños para la milicia, por utilizarlos como carne de cañón durante la confrontación armada con Irak, (bajo la promesa de convertirlos es mártir), y por irrespetar permanentemente los derechos humanos.

Aquel es el paramilitarismo del otro hemisferio desconocido en el nuestro. Solo basta con ser iraní para conocerles, y tan solo basta con ser chavista para desconocerlos. Mientras Chávez se desborda en palabras acusando al régimen colombiano de “paramilitar”, confraterna con el régimen ultraconservador y teocrático de Ahmadineyad. Le relaciona con los mandatarios amigos y lo acompaña en su distanciamiento de los enemigos comunes. Un socialista de la “nueva ola siglo XXI” que pacta con sistemas teocráticos. Socialista dentro de sus fronteras, ultraconservador en su diplomacia.

A continuación añadimos el enlace del video del asesinato de Neda Soltani. Advertimos que las imágenes son extremadamente fuertes. Las publicamos con el único propósito de denunciar los extremos de un régimen teocrático y la ambigüedad de un régimen amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario