domingo, 21 de noviembre de 2010

Cartagena, las lluvias y la segregación



Con las lluvias vienen las dificultades. Es la misma pelicula año tras año. Los cartageneros hemos hecho de la premisa "el ser humano es un animal de costumbres", una autentica payasada. Vemos con total naturalidad que los canales de agua lluvia se desborden en el sur-occidente de la ciudad, que las faldas de la Popa se sigan tragando las casas de cientos de cartageneros, o que la Av. Pedro de Heredia se vuelva mas caotica de lo normal. Nos hemos acostumbrado, y hasta el momento no hemos hecho mayor cosa para remediarlo, porque no hemos logrado identificar al culpable. En apariencia, no hay a quien reclamarle. Maldecimos a Dios y a nuestra suerte, y seguimos llevando como una cruz, el calvario del invierno. No nos hemos sentado a reparar en el destino final de los cuantiosos recursos que el estado nos arrebata dia tras dia. Si tan solo nos sentaramos a revisar a donde van a parar los miles de millones de pesos que recibe la ciudad todos los años, quizas tuvieramos razones para protestar. Si tan solo tomaramos conciencia que en Cartagena historicamente se ha confundido politica urbana con politica turistica, quizas comprendieramos que estos eventos invernales no son fortuitos, que los miles de millones de pesos orientados a embellecer la ciudad y a hacerla mas atractiva para el turista, son miles de millones que se dejaron de invertir en la solución permanente a este problema que aqueja a la gran mayoria de los cartageneros. Concentrar el gasto publico, la gestion del estado y los servicios urbanos, es un acto criminal y es un acto segregacionista, que contribuye a acrecentar las distancias entre las distintas clases sociales que habitamos la ciudad. Pero las cosas parecen cambiar de rumbo. Ayer mismo el distrito presentó el Plan de Maestro de Drenajes Pluviales, que promete resolver definitivamente el problema de las inundaciones, que afectan a mas del 70% de los habitantes de Cartagena. El financiamiento, como es de esperarse, vendrá de nuestros bolsillos. La buena noticia es que a diferencia de Transcaribe, de la via a Barú, de la recuperación del Cerro de la Popa, del Plan Maestro de la Loma del Marión, y de las decenas de proyectos urbanos inconclusos y mal ejecutados, este promete terminarse en el tiempo "record" de TRES AÑOS. Asi que en lo inmediato, no tenemos otra que seguir llevando la cruz sobre nuestras espaldas. Y si nos tocara recorrer un viacrucis con ella en el lomo, quizas podamos tomar un atajo por el tunel "intergalactico" de Crespo, que de seguro, estará listo mucho antes de que le pongamos punto final al drama del invierno.

5 comentarios:

  1. Las lluvias no sòlo han arrasado con casas y viviendas ,sino con la imagen TODOPODEROSA del estado.Para mì,las lluvias han dejado al descubierto la negligencia del estado colombiano; tambièn ha dejado ver la pacificidad con que el pueblo asume su suerte.La gente està a la espera de una colchoneta y los famosos mercaditos,pero no reclaman los derechos que tienen como cuidadanos-a educaciòn,a un techo digno,en fin- Percibo màs bien cierta resignaciòn frente a la mayor catàstrofe que ha tenido nuestro paìs,la gente parece adaptarse al nuevo mundo acuàtico mientras nuestros dirigentes tratan de resolver el rompecabezas que le han significado las lluvias.

    ResponderEliminar
  2. Bastante cierto. Lo unico rescatable de esta, como de cualquier otra crisis, es que ponen al descubierto las debilidades y ausencias de la sociedad y el estado. El clima no es el unico responsable de estas tragedias, tambien lo es el estado y su incapacidad para lidiar con estas situaciones, un sistema de segregación residencial que ha empujado a miles de habitantes urbanos a zonas de alto riesgo, y desde luego, el adormecimiento de las masas populares. Hay razones para manifestarse....

    ResponderEliminar
  3. Creo que el panorama es un tanto complejo.No puedes olvidar que nuestro paìs es muy accidentado,no puedemos decirle a la gente que no arme cambuches en pleno cerro....
    Mira,por ejemplo,japòn es una zona que se encuentra en pleno cinturòn de fuego del pacìfico y no por eso sus habitantes van a dejar de construir edificaciones -ellos lo hacen con muchas medidas de seguridad porque son conscientes de su entorno y estan preparados para las posibles eventualidades-.
    Mas bien, creo que lo apropiado es que, en nuestro paìs, se creen medidas preventivas para estas zonas porque inevitablemente habràn personas que quieran habitar zonas de alto riesgo y esto ya no està en las manos del estado-ni siquiera de la misma gente-,en efecto serìa bueno ver ,DE VERDAD, una mano activa del gobierno para planes de vivienda y prevenciòn en desastres para las zonas en mayor riesgo.

    ResponderEliminar
  4. Interesante columna de Alfonso Munera sobre las causas "ocultas" del problema de la crisis invernal, y sobre las soluciones mal encaminadas.

    http://www.eluniversal.com.co/columna/%C2%BFhasta-cu%C3%A1ndo-0

    ResponderEliminar
  5. Una de las consecuencias mas notorias de la ineptitud de las clases dirigentes del pais en materia de prevención de desastres: la desaparición del Archivo Historico de Honda. Columna del intelectual Germán Patiño.

    http://www.elpais.com.co/elpais/opinion/columna/german-patino/archivo-honda

    ResponderEliminar