lunes, 22 de marzo de 2010

Barranquilla vs Cartagena: lo cosmopolita vs lo tradicional


Guillermo Hoenigsberg y Alejandro Char son los últimos dos mandatarios de la ciudad de Barranquilla. Paradójicamente, ni el uno ni el otro son de origen estrictamente barranquilleros. Ni siquiera de origen costeño. Hoenigsberg es de origen judío-alemán. Alejandro Char es nieto de inmigrantes libaneses. Ambos son descendientes de las corrientes migratorias que arribaron a la región desde la segunda mitad del siglo XIX, en plena de época del florecimiento comercial de Barranquilla. Ambos, árabes y judíos, se convirtieron en actores permanentes de la vida económica, cultural, social y política de la ciudad. Fueran sefardíes (judíos provenientes de la península ibérica, que luego de ser expulsados en 1492, se asentaron en algunas islas de Caribe) o askenazis (judíos provenientes del centro de Europa), la comunidad judía rápidamente se integró a la vida barranquillera, de manera bastante temprana, inclusive antes de que los primeros sirios, libaneses y palestinos arribaran al puerto. Fueron en gran medida los responsables del establecimiento de relaciones comerciales entre la ciudad y el mercado europeo. Para las primeras décadas del siglo XX, ya habían constituido sus propias organizaciones (el Centro Israelita Filantrópico y el Colegio Hebreo Unión, por ejemplo), algunas de las cuales sobreviven en la actualidad. Los árabes, cuya inmigración inicia en las dos últimas décadas del siglo XIX, de manera un poco más tardía, también conquistaron con el curso de los años posiciones privilegiadas en la sociedad barranquillera, sumadas a un poder empresarial inimaginable para la época.

Barranquilla es un caso excepcional en Colombia. Como en ninguna otra ciudad, los árabes y judíos se convirtieron en una fuerza hegemónica en la vida pública local. Sus descendientes se destacaron, y siguen destacándose en cualquiera de sus facetas. Ernesto Cortissoz (empresario y pionero de la aviación en Colombia), Abraham Lopez-Penha (escritor), Evaristo Sourdis (dirigente político), Victor Laignelet (artista), Mike Schmulson (periodista) y Silvia Tcherassi (diseñadora de modas), son algunos ejemplos de personas de origen judío que se han situado en lugares privilegiados de la historia barranquillera del último siglo. Los descendientes de sirios, libaneses y palestinos, no han sido la excepción. Dentro de sus filas se cuenta a Meira del Mar (poetisa, cuyo nombre real era Olga Isabel Chams Eljach), Adriana Tarud y Valerie Domínguez Tarud (ambas reinas de belleza), Salomón Hakim (científico), José David Name (dirigente político), y por supuesto, Shakira Mebarak, para quien sobra cualquier presentación.

Está claro que la inmigración árabe y judía no fueron las únicas que afectaron a Barranquilla en su historia reciente. Para finales del siglo XIX y el siglo XX, la ciudad se destacaba por la fuerte presencia de extranjeros de todos los orígenes. Fueran estadounidenses, italianos, alemanes, o españoles, ninguno era ajeno a la realidad local de aquellos años. Lo que destaca a la inmigración árabe y judía es la mala recepción de la cual fueron víctimas a su llegada al país. A diferencia de los forasteros de origen europeo o norteamericano (entiéndase “blancos”), ellos no eran del todo bienvenidos. Quienes soñaron con hacer de Colombia una nación de avanzada, sobre la base de la inmigración europea, veían en los árabes y judíos un elemento degenerador, que sumado a la cuota local de indios y negros, estancaría el futuro del país, y los sumergiría en un mar de impurezas raciales. Dirigentes instalados en la capital, algunos de ellos de raigambre liberal, no ahorraban esfuerzos para impedir que emigrantes judíos pudieran tocar tierras colombianas. Luis López de Mesa, catalogado por muchos como “el sabio”, dirigía la cruzada. Consideraba, al igual que muchos dirigentes y científicos del interior del país, que la presencia de personas de origen hebreo, con su "justificada" fama de malintencionados usureros, podría representar para Colombia un retroceso en el largo camino por la conquista de la civilización. La sola idea de que pudiera darse una mezcla entre el elemento indígena y el judío, le aterraba. Sería la consumación la degeneración racial en suelo colombiano, y por demás, una violación a los “valores supremos” de la cultura nacional. Pero mientras en Bogotá, varios dirigentes ingeniaban la manera de impedir que judíos pudieran venir a corromper la lucha por introducirle a Colombia el espíritu civilizador, Barranquilla, sin tantos reparos, mantenían sus puertas abiertas para cualquiera que llegara a la “arenosa” con ganas de hacerse a nueva vida en tierras extranjeras.

Para Barranquilla no habían “valores supremos” para defender. En 1772, mientras Bogotá se erigía como la capital del Virreinato, y Cartagena se mantenía como su puerto único, Barranquilla apenas de convertía en corregimiento. Debió esperar hasta 1813 para convertirse en una villa, sujeta por supuesto a la batuta cartagenera. Los valores nobiliarios, las tradiciones heredadas, y el espíritu hispánico le eran ajenos. Por tal motivo, nunca demostraron mayores intenciones de privarse de la afluencia de elementos foráneos. Para los barranquilleros parecía no existir nada por encima del capital y la empresa. Cartagena era distinta. Aún en pleno siglo XX, seguía sintiéndose orgullosa de su pasado hispánico. A pesar de recitar permanentemente su papel determinante en la lucha por la independencia, nunca desconocieron el valioso legado otorgado por la madre patria. Invocaron el idea de la raza latina, el grupo racial que hermanaba a latinoamericanos, españoles, italianos y franceses, unidos de por vida por la lengua y el credo. Cartagena se volcó desde finales del siglo XIX, a la lucha por integrarse plenamente a la hermandad latina, lo que suponía el cultivo de la cultura hispánica, y por supuesto, el rechazo de cualquier influencia extraña a los “valores supremos”, de los que tiempo después hablaría López de Mesa, sin duda alguna para referirse a los valores sociales y culturales heredados de la colonia, hegemónicos en Cartagena, pero desconocidos en Barranquilla.

En la disputa histórica que ha enfrentado a Cartagena y Barranquilla, por el sitial del principal puerto sobre las aguas del Caribe, Barranquilla se llevó la victoria. Su vida comercial, era de lejos, mucho más prospera que la de Cartagena. Y aunque los cartageneros celebren sin descanso las sucesivas victorias del equipo de fútbol local contra su rival barranquillero, en la larga lucha por la construcción de sociedades más dignas y tolerantes, Cartagena lleva la partida perdida.

Foto: Sinagoga en Barranquilla.

5 comentarios:

  1. Saludos a todos.

    Buen texto, aunque no estoy seguro de que barranquilla sea exactamente una ciudad incluyente.
    Aprovecho para señalar que por un tiempo no definido estaré alejado de la opinión en este espacio por razones relacionadas con cansancio espiritual (no entender esto en el sentido estrictamente religioso, mi cansancio espiritual tiene que ver con cosas interiores y con cosas exteriores -por ejemplo, el resultado de las elecciones, por decir, una de las tantas cosas-).
    Claro que siempre que pueda le echaré un ojo a los artículos y a los comentarios.

    Atte,

    WJCT.

    ResponderEliminar
  2. No quiero dar la impresión de que yo considere que Barranquilla sea una ciudad incluyente. En muchos aspectos debe ser mas o menos similar. Pero no dudo de que haya tenido una aptitud mas flexible y mucho mas tolerante con la inmigración. Los valores tradicionales de la colonia, los rigores de una sociedad de casta y las tradiciones heredadas tienen menor vida en Barranquilla. Fue por demas, el asiento de movimientos sociales motivados por las ideologias provenientes del extranjero. En comparación con Cartagena estaba a decadas de distancia.

    P.D: Espero que tu partida no sea duradera. Entendemos tu situación. No eres el unico que atravieza por una crisis espiritual debido a la pobreza mental que demuestran los colombianos elecciones tras elecciones.

    ResponderEliminar
  3. Si, Orlando, tu texto es muy claro y bien escrito, y se entiende más como una crítica a Cartagena que un elogio a Barranquilla... hay un enfasis bien establecido por mostrar que el peso hispánico-colonial-feudal hace de Cartagena una ciudad probablemante más excluyente, pero también tiene la posibilidad de ser visto como "Barranquilla, ciudad incluyente"... probablemente la ciudad que se construyo bajo las leyes del comercio y del capital tenga mayores indices de movilidad social (al fin y al cabo, las ideas liberales son más cercanas a la movilidad social, que las ideas monárquicas y feudales), sin embargo, no estoy seguro de que esas familias árabes y judías en la costa no hayan construido emporios de desigualdad y corrupción (pienso en Barranquilla y en la Guajira, principalmente).

    P.D. mi retiro indefinido no esta ligado solamente al tema electoral, mi cansancio espiritual es más amplio,las elecciones son sólo una de las tantas formas de manifestación exterior de esa desazón.
    a mí hay muchas cosas que me producen fastidio y desazón, y lo que intento -o he intentado hacer- es construir un mundo en el que de alguna manera pueda defenderme, pero tal construccion siempre parece frágil, y la genuflexión o la aniquilación siempre están cerca... y cuando suceden cosas que me recuerdan esa fragilidad, me da cansancio espiritual... por eso a veces deseo vivir dentro de una película, o en el pasaje de alguna novela, o mejor aún en cualquier banda sonora memorable... o lo que es lo mismo, carecer de preocupaciones materiales para dedicarme a leer libremente, ver cine libremente, intercambiar ideas libremente, sonreirle a quien yo desee, enseñar lo que sé a quien realmente desee adquirirlo... ayudar a ciertas causas, en fin... creo que a veces la realidad es realmente demoledora, y eso que creo no soy un persona de espíritu débil).

    principalmente mi retiro indefinido estará ligado a una participación menos activa, probablemente ya no pueda seguir las discusiones y llevarlas al día, tampoco podré hacer mis acostumbradas defensas (largas), en fin... participar del modo en que me había habituado hacerlo hasta ahora (5 haches + Aes seguidas, eso fue intencional)... al menos hasta que encuentre más claridad y sosiego...
    Claro está que siempre que pueda echaré un vistazo al blog, y si puedo dejaré algún fugaz comentario.
    Muy buena suerte a todos, ha sido muy enriquecedor para mí debatir con todos ustedes.

    atte,

    WJCT.

    ResponderEliminar
  4. Bueno ,debo decir que en muchos aspectos - no sólo en lo económico- BARRANQUILLA es rotundo ganador, a mi me parece-y esto se lo comentaba a un amigo- que por lo menos en cuanto a la aceptación de disidentes sexuales, B/quilla es más tolerante que C/gena, es la impresión que me da…… creo que solo basta recordar la polémica que se armó el año pasado en LA HEROICA con lo del desfile gay ,mientras que en B/quilla ,la población LBGT tiene libre participación y el beneplácito de propios y extraños en el CARNAVAL …Me atrevo a decir que culturalmente ,B/quilla es superior a C(gena.

    P.D. A nuestro amigo ,bueno eso parece una nota de suicidio! jaja mentiras…….. Le tengo una noticia a William: EL MUNDO NO ES PERFECTO !NI LO SERÁ!
    A lo largo de nuestras vidas experimentamos sinsabores e inconformidad, sin embargo no nos detenemos un instante a mirar lo afortunados que somos-seres sin limitaciones físicas, con un bocadito diario (aunque sea uno), sanos (dentro de lo que cabe) ,libres, con seres que nos aman, en fin, muchas riquezas tenemos y no las apreciamos……..pensar que para otros en el mundo tan siquiera una de estas cosas es imposible, nos hace los seres más desagradecidos(reflexiona eso).
    Con esto no digo que no tengamos derecho a sentirnos mal, simplemente que cuando experimentemos esto, un buen refugio no caería mal-música, cine, libros ,ir a la playa ,un poco de soledad y reflexión,…etc- algo que nos haga regresar a la realidad recargados y nos ayude a seguir…..yo particularmente leo, escucho música y me transporto, espero que tú que pregonas tu amor al cine, hagas uso de éste para sobrellevar tu “crisis”. TE ESPERAMOS.

    ResponderEliminar
  5. ¿serà que LA HEROICA tiene esperanzas de mejorar?

    ResponderEliminar