domingo, 13 de septiembre de 2009

Placido Domingo y "el derecho a la ciudad"


De haber llegado tan solo un par de minutos antes, no hubiese tenido que presenciar ese evento tan humillante. Estando a punto de conquistar esos cinco metros que nos separaban del otro costado de la plaza, tres hombres delgados colocaron unas vallas de protección para impedirnos llegar al otro lado. Varias personas se apostaron en la esquina intentando sortear la barrera recién colocada, mientras nosotros nos preguntábamos cómo nos liberaríamos del encierro. Los ánimos pronto se fueron caldeando. Los llamados de atención se convirtieron en reclamos, los reclamos en quejas, y las quejas en insultos. Uno de los hombres delgados, con un evidente acento interiorano, fue el único en responder: “Esta orden fue por decreto de su alcaldesa. Vayan y quéjense con la Alcaldía”. Esquivando la cadena de obstáculos, que incluían dos agentes de policía, logramos llegar al otro lado, continuamos con nuestro rumbo, pero con aquella extraña sensación de habitar una ciudad que nos ha sido hurtada.

Aunque el concierto de Placido Domingo estuviera fechado para la noche del 5 de Septiembre, con tres días de anterioridad la Avenida Venezuela, la principal arteria vial del centro de Cartagena, había sido cerrada al tránsito de vehículos públicos o particulares. Un día antes, la Plaza de la Paz, el Camellón de los Mártires, la Plazoleta de Cervantes, el Muelle de Los Pegasos y la Plaza de los Coches fueron parcialmente clausurados al tránsito peatonal. Fue un nuevo capítulo de una novela sin fin en la historia de la ciudad. Los cartageneros debimos tolerar una vez más la usurpación del espacio público, debimos presenciar como la libre circulación, uno de los pilares del “derecho a la ciudad”, era repetidamente vulnerado en el curso de unos cuantos días.


En la noche del 5 de Septiembre, unos pocos privilegiados gozaron de la actuación magistral de Placido Domingo. Dentro del selecto grupo, pocos debieron haber sido cartageneros. Difícilmente, las nuevas clases advenedizas, o la vieja aristocracia de la ciudad, estarían en capacidad de pagar el costo astronómico de las entradas. Esa noche, mientras ese selectísimo grupo de afortunados se deleitaban con las delicadas notas musicales que navegaban en ese entorno de ensueño; los cartageneros, todos aquellos que no asistimos, continuábamos con el curso de nuestras vidas. Unos, dejamos de asistir por no tener el dinero suficiente ni siquiera para cancelar 10 puntos porcentuales del valor real de la entrada. Algunos otros, porque simplemente estamos lejos de entendernos con ese género musical. En nuestro caso, por ambas razones. En todo caso, es imposible no dejar de pensar en que los cartageneros hemos cedido demasiado terreno en una ciudad que cada día menos nos pertenece. Hemos heredado una ciudad a medias, y sospecho, que entregaremos una ciudad completamente raptada.

17 comentarios:

  1. tienes toda la razon, ese acto llevado a cabo el pasado 5 de septiembre es un indicio mas de que la ciudad no es nuestra;es de los empresarios, extranjeros u otra persona que maravillada con el corralito de piedra y, con un buen par de ceros respaldando su chequera hace lo que le da la gana con el pèrmiso de nuestras ilustres autoridades. De todo esto subyace un gran pregunta que un cartagenero sensato se haria: donde esta nuestro sentido de pertenencia en estos casos? o dicho de otra manera, sera que dentro de unos años los cartageneros no podran siquiera caminar por sus propias calles? Eso me parece algo preocupante por que dia a dia vemos un proceso de privaizacion acelerada de los espacios que por naturaleza nos pertenece y lo peor, los cartegeneros nos hacemos los de la vista gorda.................que debemos hacer?

    Leonardo Dalimro Meléndez Sánchez

    ResponderEliminar
  2. Bueno,como admiradora del genero lirico debo decir que me sentí muy emocionada al saber que Placido estaría en la ciudad para deleitarnos con su musica,claro que la emoción me duró muy poco en cuanto supe el valor de la boleta...pero bueno se vale soñar .
    Por otro lado,critico un poco el hecho de que cada vez que alguna personalidad extrangera se acerca al corralito de piedra,siempre pasa lo mismo"intentan ocultar a la cartagena real"pretender matizar la verdadera realidad,hombre!por que no dejamos que todo el que venga se de cuenta de la variedad cultural y la riqueza de nuestra ciudad y a la vez le mostramos el indice de pobreza y marginalidad en que se envuelve esta ciudad?Por que tenemos que "lambonearle" a los extrangeros?
    Creo que nos hace falta un poquito de dignidad,hoy en día se estan promoviendo desde diversas instituciones la promoción de los valores,pero al parecer esto es solo de palabras y no de hechos y como ciudadanos,como dueños de nuestra ciudad estamos dejando a otros el sentido de pertenencia de la misma.
    Sin embargo es hasta justificable toda la logística que se despliega en torno a las "honorables" visitas,pues el foco de inseguridad en la ciudad cada vez es mas alarmante,yo particularmente ando prevenida porque es que ya uno ni se puede confiar del que lleva al lado.Ojalá hubiera tal disposición para los ciudadanos del comun,pero es triste ver que no es así,que la autoridad prefiere "proteger"a los otros antes que a nosotros.Donde está el derecho a la igualdad y en dado caso a la "supremacía"que nos corresponde como ciudadanos de esta patria?
    Se me viene a la mente el caso de una ciudadana extrangera que en una ocasion hurtó,sí hurtó! una joya en una importante joyería de la ciuad,la cual fue practicamente disculpada por el hecho y exonerada del cargo...ella se fue como si nada y todo quedó ante los medios como un mal entendido.
    Claro que no podemos generalizar porque tambien he conocido casos en los que se repende a la ciudadanía extrangera en caso de mal comportamiento,pero esos casos son mínimos.
    En fin,será que seguiremos permitiendo que nuestra ciudad sea el patio trasero de otros? o aprenderemos a valorar a nuestra ciudad en el sentido idóneo.
    Un saludo para todos...

    ResponderEliminar
  3. Sin duda alguna tienes razón en todo lo que sostienes. Paulatinamente Cartagena ha venido convirtiendose, no tanto en el "patio trasero de otros", como en la fachada, en la cara linda para mostrar. En todo caso, en ambos escenarios, la dinamica sigue siendo la misma, deliberadamente se niega la verdadera cara de la realidad, se esconde a la ciudad real y al ciudadano. Es aqui cuando la democracia se desvanece, en el momento en que el acceso a un espacio de la ciudad termina condicionado a tu papel como consumidor, y no como ciudadano. Y una de las estrategias de las que mas se han valido las elites gobernantes de la ciudad, es el miedo. A traves del miedo lográn que el habitante urbano se prevenga, y se niegue a la ciudad. De esa manera, los espacios quedan en el abandono y terminan siendo apropiados por las garras del capital. Por eso, la invitación es a que el habitante urbano recupere lo que le pertenece, a que se apropie de su ciudad, a que la defienda, para que eventos como los acontecidos en el marco de la visita de Placido Domingo no vuelvan a tener lugar.

    ResponderEliminar
  4. Claro que lamentablemente no sòlo es el patio trasero de otros sino el patio trasero nuestro.Hasta cuando arrojamos el màs mìnimo desecho en la calle,lastimamos a Cartagena.
    Nosotros no sentimos a nuestra ciudad,no nos duele y me atreverìa a decir que no nos importa,porque aùn en las cosas màs mìnimas,la irrespetamos,un duro ejemplo son las basuras y el olor desagradable que percibimos en los alrededores del mercado de bazurto,por màs que se le diga a la gente que no arroje desperdicios ,lo siguen haciendo,sabiendo el daño que esto le causa al medio ambiente.
    Otro caso no muy lejano es el del sector del manglar o màs bien "los baños pùblicos alternos"de indigentes y hasta de gente del comùn¡que espectàculo tan desagradable!Claro que he sido testigo de como se usa incluso lugares pùblicos en plena calle como baños pùblicos,en plena avenida PEDRO DE HEREDIA,he visto gente haciendo sus "necesidades" como si nada.
    Todo esto degrada a Cartagena,sì nosotros mismos degradamos a esta hermosa ciudad!Y luego nos quejamos de otros lo hagan.No les parece que todo empieza en casa?Que Cartagena es asunto de todos?

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con los comentarios anteriores que bien comparto, quisiera agregar un poco de teoria al asunto.

    Los centros històricos o CHs, vienen siendo objeto, desde un par de años de un proceso de revalorizaciòn, en donde se ha pasado, sostine Carrion de un proceso de urbanizaciòn exògeno y centrìfugo a uno endògeno y centrìpeta. El regreso a la ciudad construida. Este proceso de GLOCALIZACIÒN como lo denomina Robertson tiene como caracteristicas centrales la accesibilidad, centralidad y velocidad. Desde estas caracteristicas los CHs afrontan serios problemas, si màs que como lugares cargados de historia y cultura, no se les valora por los sujetos que han hecho posible y visible la construcciòn de los CHs. Es decir que los centros historicos caminan hacia el deterioro cuando priman las politicas monumentalistas que privilegian lo material por encima de lo humano , vaciando de contenido el històrico capital humano que ha dejado huella fisica e intangible cn sus fiestas, ritualidad , comida, etc, en la ciudad. Cuando ademas, y es lo que ocurre en esta ciudad, se contrapone esa riqueza historico cultural,a la pobreza economica- social de las ciudades, que ha llevado incluso al desplazamiento de los sectores mas pobres que habitan en los CHs.Esta riqueza historico-cultural por encima de la pobreza economico-social, dice Carrion son el fruto de ciudades que han producido como ùnica propuesta vincularse al turismo. Hecho que ha ocurrido en ciudades como Bogota, Santo domingo o Cartagena lo cual las convierte segun este autor en enclaves històricos. Desde esta perspectiva estamos asistiendoa a la construccciòn de centros historicos deshistorizados.En donde la centralidad y lo històrico adquieren relevancia por el capital humano que ha hecho posible su existencia.

    Quize introducir un poco de estas discusiones actuales, que por su puesto son mucho mas amplias, porque el tema es complejo y requiere de unas politicas y de una participaciòn de todos los actores de la ciudad para su direccionamiento, por ser un espacio pùblico por naturaleza, necesita ser reconocido como un todo por toda la ciudadania, para que de esta manera no sea un lugar fragmentado, diferenciado y excluyente, sino màs bien un lugar cargado de significaciòn y entendido como un todo por los sujetos que habitan la ciudad.

    Creo ademas que en esta ciudad no se han dado
    los debates necesarios sobre este tema al respecto, se hace necesario debatir para quienes entonces es el centro historico? si para el que viene? o es de nosotros? de quienes le damos sentido historico, por quienes tiene sentido,a ver si avanzamos en las discusiones que van mas alla del tema conservacionista, y le metemos gente, sujetos a este centro.

    ATT Lorena Guerrero

    ResponderEliminar
  6. Bueno, estoy de acuerdo, con los que han debatido este tema, y no tengo nada nuevo que aporta al tema, sólo informo que sigo dejando comentarios del artículo anterior, el de los movimientos sociales y estudiantiles (he dejado 3 comentarios). Con lo de Placido queda nuevamente en entredicho la vocación reivindicadora de la administración actual, contrasto esto con un rumor que se extendió por la ciudad, respecto a "las facilidades" que esta misma administración le brindó en la misma plaza a otro tenor lírico, lo digo por su aspecto pavarotiesco canoso y por el hecho de que venía a "cantar": me refiero a Carlos Gaviria Díaz, los asistentes, hicieron acusaciones de saboteo, ¿quién sabe de esto?.

    Atte,

    WJCT.

    ResponderEliminar
  7. De todas maneras y juntandome algo a la postura de Cariñosa, yo no sé si se pueda explicar desde la historia, o la sociología, pero creo que existe poco espíritu cívico en el habitante cartagenero promedio... no sé siente el mismo amor por la ciudad que en otros lados... "algo pasa aquí", "algo pasa aquí con la gente"... mientras eso no se supere es dificil que la gente se pronuncie sobre cosas como lo de Plácido (como se trabaja esto... ¿vía educación y cultura ciudadana?).

    ResponderEliminar
  8. Bueno con respecto a lo Carlos gaviria ,no sè nada lo ùnico que te puedo decir es que hay personas que se sabotean solas no hay necesidad de que otros lo hagan,de hecho,si por algùn motivo piensas que es una especie de complot en contra del POLO te digo que Petro tambien ha estado en la ciudad y èste no ha sido blanco de "saboteos"¿por que sera?

    ResponderEliminar
  9. Por otro lado ,sì creo que es muy pobre el espìritu cìvico,algo muy conveniente para las entes que nos rigen.Que no nos sorprenda que un dìa d estos el acceso al centro històrico se limite aùn màs.
    En esta ciudad sòlo parecen prevalecer la champeta y el reguetòn ahh y el dance hall y el passa passa que la verdad hasta ahora no tengo ni idea a que genero pertenecen,ni si quiera sè que dicen ...pero bueno esto es lo que le gusta a los jovenes de la cuidad y no es que me moleste, al contrario, para mì la mùsica bien expresada es como el canto de un angel y una muestra muy original del arte pero precisamente la falta de cultura y de conciencia es lo que hace que los eventos -en su mayorìa vinculados con estes gèneros- terminen mal.Y para remate algunos periòdicos amarillistas exhiben con orgullo lo que parece ser el diario vivir cartagenero mi pregunta es ¿hacia donde vamos?¿que se està haciendo para salvar a Cartagena?
    Siento que es muy necesario,como lo expresa lorena,debatir ir mas allà ,no quedarnos sòlo en palabras.
    Miren a mi me causò risa disque la noche de las mujeres ok esta bien que a la mujer se le ha irrespetado y todo lo demàs pero ojalà y ese dìa a esa mismas mujeres que se emborracharon y bailaron les hubieran dado una conferencias de valores, de respeto y por que no mostrarles la realidad de otras mujeres de otros paises,que les mostraran como se abusa de las mujeres en otras partes,de las mutilaciones ,de torturas, de violaciones ,y es que sì! en comparacìon con paìses como Sudàn ,por ejemplo, aquì somos reinas y lo peor es que no pensamos en eso y nos sentimos afortunadas sino que preferimos ignorar la realidd mundial ,preferimos dejar a todas esas mujeres solas en la lucha ¿donde està el sentido humano de la mujer en Cartagena,para con el resto?A mi me parece tan absurdo que en las escuelas se enseñe màs matemàticas que ètica y valores ,èsto es lo que nos falta.Primero aprender a valorarnos nosostros mismos como personas ,para luego valorar a otros y luego a nuestra ciudad.
    Ycomo dice un compañero por ahì!ojalà esto sea posible!!ojalà.

    ResponderEliminar
  10. Lorena introdujo una discusiòn clave, y es sobre las disputas sobre los usos del centro historico. En la antiguedad, el centro historico de Cartagena habia sido un espacio para el encuentro de la ciudadania. Es comun escuchar a las personas de edad recordar las venidas dominicales a las plazas coloniales y el goze del espacio publico en la ciudad. Hoy, el centro historico se ha convertido en un escenario de desencuentros, donde se prioriza la logica materialista del capital por encima del sentido humano. Centros historicos deshistorizados como lo dijo Lorena, parafraseando a Fernando Carrión. Bueno, el ejemplo perfecto seria el contraste entre la permisividad con respecto al concierto de Placido Domingo, y el saboteo deliberado a la concentración en apoyo a Carlos Gaviria (No creo que haya sido coincidencia que PRECISAMENTE en el momento en que iniciaran las intervenciones se haya caido el fluido electrico)

    ResponderEliminar
  11. Por su parte Cariñosa retoma un tema bien interesante que dice mucho del actual regimen distrital. La noche de las mujeres dejó el sinsabor de haberse convertido en acto "mockusiano", con una reducida carga simbolica, sin una acción concreta de por medio, y que por demas, dejo en la calle a mas de una.

    ResponderEliminar
  12. No sé que está pasando veo una desconexión entre la opinión pública nacional, y la opinión pública local, respecto a la alcaldía de Judith Pinedo, acabo de leer en la última revista Semana, y se sigue vendiendo la idea de Judith Pinedo como la que salvó o intenta salvar a la ciudad de la clase política tradicional, ojalá observen ese artículo... y aprecien que no hay fisura respecto a la Maríamulata en la opinión nacional, mientrás que en la ciudadanía, uno logra advertir algo (sin que por eso no se reconozcan algunas cosas), pero de que algunos sectores tienen sinsabores, respecto alo que Maríamulata representa, los tienen.

    Atte,

    WJCT.

    ResponderEliminar
  13. Y que no se diga que todo el que critica a Maríamulata, es porque extraña a la clase política tradicional, o es seguidor de Juan C. Gossain... el mayor mérito de Maríamulata es ajeno, es que su victoria impidió la llegada de Gossain, y la línea Curi Vergara.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, yo creo que es un caso muy parecido, guardando las proporciones por supuesto, de lo que sucede con Javier Caceres, en el interior admirado por su "aguerrida lucha" contra la corrupción, y en Cartagena reconocido por sus practicas corruptas.

    ResponderEliminar
  15. Bueno ,es cierto que en interior se "admira" la labor de la Mariamulata y eso tal vez se deba a que como ya todos sabemos ella le ganò a la corriente politiquera que se venia prolongando en la ciudad de Cartagena casi que de forma descarada ,sin embargo eso no quiere decir que ella no tenga tambien su corriente;todos los politicos la tienen en poca o gran medida,segùn les convenga.
    En mi opinion la labor de la Alcaldesa ha sido bastante regular y es que quien se lance a la odisea de liderar la politica Cartagenera-aùn con buenas intenciones-,se mete en camisa de once balas -imagìnense TURISMO Vs SENTIDO SOCIAL....-
    Lo que yo me pregunto es si a la hora de decidir entre estos dos competidores¿serà que se les hace màs facil elegir al primero y por eso lo hacen?No en vano a cartagena es comparada con el Chocò.

    ResponderEliminar
  16. Saludos Cordiales
    El análisis de este asunto al igual que el de los movimientos estudiantiles es tan espeso que debe ser analizado en varios aspectos de manera minuciosa.
    En los anteriores cometarios es visible el señalamiento de algunos temas relacionados e interesante por discutir: privatización del espacio público, Cartagena cuidad para otros, seguridad, el papel de los centros históricos y turismo. Por ello, teniendo en cuenta lo anterior, quiero ahondar el tema de la privatización relacionado con el sentido de pertenecía de l@s habitantes para con la ciudad.
    Si bien a la hora de afirmar que algo pasa en la ciudad de Cartagena con relación a la pertenencia de la ciudad, esto está determinado por cómo hemos sido construidos para los demás. Cuál es el papel de las escuelas, con esto quiero introducir en la discusión el tema la educación , como un miro-espacio de poder en términos de Michel Foucault, es decir como lugar de ejecuciones políticas en aras de una construcción determinada del orden de la memoria.
    En las ciudades turísticas tiende a desarrollarse unos fenómenos que yo llamaría servilismo turístico uno de estos, y este a su vez genera los ritmos de interacción al interior de la ciudad de centro a periferia. Al momento de preguntarle a l@s habitantes de la cuidad si son capaces de destruir un monumentos si estuviera en su manos, la gran mayoría nos dice que esto hace parte de nuestro patrimonio,
    Ahora la pregunta visible en esto es cuales es el papel de l@s historiadores y demás académicos en este asunto, “la construcción de la memora histórica” de un determinado país, región o localidad. Este tema se relaciona con lo que podríamos llamar la instrumentalización de la memoria en medio de un mundo capitalista.

    En ese sentido lo que intento decir es que este sentido de pertenencia desarrollado en algunas ciudades de Colombia por ejemplo en Medellín, una de las más destacadas, son productos de proyectos políticos desde los gobernantes de un país , que ha configurado unas dinámicas de relación para ciertas ciudades, si alguno de ustedes estuvo en la conferencia de cierre del SEMINARIO DE ESTUDIO DEL CARIBE dictada por Silvio Torres, comprenderá de que les hablo.
    Las ciudades no solo son construidas en sus estructuras arquitectónicas, sus habitantes también somos producto de discursos, los cuales se hacen legítimos en diferentes micro -espacios de poder, la educación es uno, la memoria y el turismo.
    Bueno por otro lado en cuanto a un tema que me interesa mucho y es el tema de mujeres, pues ya he dedicado parte de mi pregrado a esto, debo decir de manera pública que manifiesto mi desacuerdo don el acto jurídico que decreta ese día de las mujeres en alguna ciudades del Caribe colombiano. Considero que las administraciones políticas tiende a confundir los procesos e invertir los métodos, y por ello alterar los resultados.

    La verdadera emancipación de la mujeres se dará en el momento en que estas sean consientes de que son ciudadanas y son iguales ante los demás, no a través de fiesta y bailes sin un varadero proceso pedagógico, para las mujeres del común que no tienen acceso a la renovación discusiva, que eso de ser mujer se nos enseña. Ya dijo en su momento Simone de Beauvoir en 1945 en su libro El Segundo Sexo “ser mujer se hace no se nace”.
    Al realizar una simple encuesta estas en su mayoría nos podrían decir , Salí por que era el día de las mujeres , pero ya mañana no es mi día, vuelvo a la casa , a la cocina ,al lavadero, a el patio, a el espacio privado privilegiado para muchas mujeres, lo interesante en esta apuesta de la verdadera revolución femenina e igualdad de géneros radica en que estas asuman su autonomía, propia, y sean consistentes de que eligen , y que la naturaleza es producto de construcciones , por ello ser mujer y femenina no es natural es producto de una construcción socio- cultural.
    Sigo atenta las discusiones pronto hare mis aportes nuevamente para el tema de los movimientos estudiantiles.

    Kelly Inés Perneth Pareja

    ResponderEliminar
  17. Dentro de todas las circunstancias que han rodeado al gobierno de Pinedo, en lo que a mi respecta, una de las mas desafortunadas ha sido el tratamiento al tema de la mujer.A pesar de su propia condición, de haber conformado un gabinete nutrido con presencia femenina, y de su cercania con organizaciones de mujeres, la sola realización de un evento como La noche de la mujeres, deja mucho que desear.

    ResponderEliminar