sábado, 9 de mayo de 2009

Ingrid Betancourt: La izquierdista


Eran las noticias del medio dia. Frente a mi se encontraba una señora de mediana edad, en apariencia concentrada en los titulares del dia. Como era de esperarse para aquella epoca, anunciaron una noticia referente a Ingrid Betancourt y a los escandalos revelados sobre su vida durante el cautiverio. La señora volteó su mirada hacia mi y en un gesto burlon exclamó: "Yo nunca he gustado de Ingrid Betancourt... ella siempre ha tenido una postura toda izquierdista".


Solo en Colombia, una persona podria confundir la derecha con la izquierda. Lo perturbadoramente asombroso es que en una sociedad tan despolitizada puedan germinar formas tan dogmaticas de discriminación politica. No es de extrañar que hoy dia, la persecución contra los estudiantes universitarios o el asesinato de jovenes pobres en las barriadas del pais sean asumidos como rutas para conquistar la paz.


La consecuencia natural de este escenario es que la polarización politica en el pais, donde parece que solo existieran buenos y malos, pueda desbordarse en el aniquilamiento de una de los dos posturas. Infortunadamente, sobra discutir cual de las dos será exterminada.

7 comentarios:

  1. En 2004 ví un curso de Literatura española del s.XIX... y me sorprendió encontrar un texto de un ensayista que hablaba de cosas que "sólo ocurren en España"... luego, de eso empecé a advertir que la idea de que eso "sólo ocurre aquí" era casi universal, y se produce por mayor conocimiento de lo que pasa al interior de tus fronteras que lo que pasa en el resto del mundo (la observación también se puede hacer para casos familiares: el famoso "Eso sólo pasa en esta casa"), por eso concluyo que siempre será exagerado decir, eso sólo pasa en Colombia... en especial en un tema de tanta sutileza como lo es el de las "tendencias ideológicas"... pues esta es una operación subjetivísima... de hecho, dada la radicalidad ideológica de cada quien -hacia la izquierda o hacia la derecha- verás -desde tu ángulo- a más gente como "izquierdosa o derechosa" (por ejemplo, existe gente tan radical que plantea que teóricamente hablando en Colombia, no hay ni ha habido izquierda, tomando el concepto de Izquierda en su sentido eminentemente revolucionario: dicen entonces que en Colombia no existe la izquierda, o que si existe es una izquierda muy particular)... ahora, muy probablemente para el caso de la señora que se cita, su afirmación respecto a la ubicación ideológica de Ingrid sea más fruto de la ignorancia y la desinformación, que de una compleja elaboración ideológica, que permita sustentar tal ubicación de ingrid en la gama de tendencias políticas del país... (o a menos que la señora fuese tan pero tan de extrema derecha que su rango para medir el izquierdismo ideológico fuese más amplio y más laxo). Por ejemplo, Carlos Gaviria Díaz, en sentido estrictamente teórico -dadas las ideas que defiende: el respeto a la constitución del 91, básicamente- es ideológicamente de "Derecha", no podría ser considerado un hombre de "Izquierda", de hecho él mismo resolvió esa duda en una entrevista hace algunos años, pero agregaba además -algo interesantísimo- para explicar porque era visto como alguien de izquierda... Lo que pasa es que como el actual gobierno está tan tirado a la derecha todo él que se le oponga parecerá de "Izquierda"...
    Ahora, no se debe olvidar también que la izquierda elabora sus prejuicios (generando sectarismo, exclusión, e incluso, violencia contra quien asume posiciones que desde la izquierda se interpretan como diferentes, de hecho dentro de la izquierda misma, se establecen linderos de radicalidad, en los que se rechazan a algunos izquierdistas por blandos, conciliadores, reformistas... la universidad de cartagena y su movimiento estudiantil son -o fueron- un escenario privilegiado para observar eso).
    Ahora, el punto en que si coincido plenamente contigo es el de lo que demuestra un comentario como ese; polarización e intolerancia... a un nivel alto, pues se ha logrado posicionar de forma negativa el adjetivo "izquierda" en la consciencia de muchos ciudadanos... lo que muy probablemente tenga un origen o una explicación mediática.
    Estoy en la tarea de elaborar una respuesta a la opinión que me enviaste de mi comentario de la frase de Josep Fontana... y lo estoy elaborando muy bien, pues creo es un texto que cruza varios de los articulos que tú vienes publicando, y la intención misma de desarrollar un blog... es una especie de "Decálogo de las desilusiones de la Facultad de Ciencias Humanas"... y bueno, me gustaría ponerla a consideración, de quienes todavía tienen entusiamo, es decir, la enviaré a un territorio de esperanza.
    Ese texto me permitirá explicar mi posición frente a la idea de que las ciencias humanas deben ponerse al lado de los menos favorecidos, algunas observaciones sobre el hecho de que algunas personas del programa de historia se molesten -o no les caiga bien- que se haga un comentario crítico, de hecho, este último texto sobre "la señora e ingrid" también me evoca eso, ese DECALOGO.

    Atte,

    William J. Castro-Toppin.

    ResponderEliminar
  2. Razón tienes Willian con respecto al algunas cosas. Ciertamente esta clase de situaciones que tienen lugar en Colombia no deben ser exclusivas de nuestra patria. Pero al mirar la manera en como evoluciona el mapa politico en America Latina, es dificil no pensar que los colombianos no hemos convertido en una tala sin igual, para el progreso ideologico de la región.

    Es cierto tambien que si nos acogemos al concepto estricto de "derecha", Carlos Gaviria, un hombre que cree en el estado y en las herramientas de las cuales dispone el mismo para facilitar la participación democratica, seria de "derecha". No obstante, teniendo en cuenta que los conceptos son construcciones simbolicas sujetas a cambios permanentes, creo yo que en el actual estado de cosas Carlos Gaviria reune todos los requisitos para ser calificado de "izquierda".

    P.D: Con mucho gusto recibiré tu "Decalogo", y podriamos publicarlo en este mismo espacio si lo crees conveniente.

    Orlando Deavila
    Territorios de Esperanza

    ResponderEliminar
  3. Bueno, creo que en sí no estamos en desacuerdo respecto a la visión de Carlos Gaviria Díaz... creo que hay un análisis del mismo fenómeno desde matices o ángulos diferentes, creo yo pretendía decir, algo similar... sólo que, a mí me parece un hecho muy diciente -en el estado actual de las cosas- que un hombre con las ideas de Gaviria Díaz (Con muchas de las cuales me identifico) sea el representante de la "izquierda" dentro del espectro político colombiano (completamente de acuerdo con la movilidad de las categorías y de los conceptos, pero precisamente dentro de esas construcciones, si Carlos Gaviria Díaz representa a la izquierda en la Colombia actual, quiere decir, que la izquierda dentro del panorama nacional y mundial ha hecho una serie de concesiones -grandísimas concesiones-, y eso es muy significativo para la construcción del concepto de qué significa ser "revolucionario", y qué significa ahora, en este punto de la historia de la humanidad "cambiar el mundo" dentro de esa misma movilidad y constante construcción y deconstrucción de conceptos.... por ejemplo, "Lucho Garzón es izquierda", "Angelino Garzón es izquierda" ?????.... son dudas que le surgen a uno (o fueron de izquierda)... por eso yo decía que las palabras de Gaviria eran supremamente interesantes (esa entrevista, él la concedió al semanario VOZ, sino estoy mal de memoria.).... Creo que allí se abre un filón de cosas por discutir... y puede que allí resulté un poco menos lastimada la señora que opinó sobre Ingrid, y puede que también el hecho de que eso sólo ocurra en Colombia... (aunque se ha dicho que la prevalencia de grupos guerrilleros en nuestro país, después del desplome del bloque soviético, permite entender por qué Colombia se mueve diferente al resto de América Latina -en donde también ocurren cosas extrañas, aunque por lo menos le han dado la espalda alos partidos y candidatos tradicionales-)... mucho por hablar en realidad.

    Respecto a lo del decálogo, inicialmente busco ponerlo a consideración de personas más cercanas, más conocidas, es decir, personas que de repente tengan más elementos para juzgar mi posición, pue por lo menos conocen el tipo de ideas que intento desarrollar, entre otras cosas, así que inicialmente te llegará como información personal a tu correo.. después veremos.

    suerte.

    ResponderEliminar
  4. Aaaaah... y se me pasaba algo muy importante respecto a esto de los matices ideológicos, sé que algunos sectores que se dicen muy radicales de izquierda, no reconocen o no se sienten representados en la figura de Gaviria Díaz... y no se sentían identificados con la figura de Lucho(aún en la primera candidatura a la presidencia, antes de que diera los giros... antes de que fuera alcalde), con lo cual la discusión se vuelve compleja... y no apta para dogmatismos. "Los conceptos son construcciones simbólicas sujetas a cambios permanenentes"... si, pero ¿cuál es la dinámica de esos cambios permanantes? ... cómo se mueven y hacia dónde se mueven... de "estado actual de las cosas" en "estado actual de las cosas", es decir, de tiempo en tiempo, esto es DIACRONICAMENTE... o resulta que el "estado actual de las cosas" no es una cosa objetivable, y cada sector, o aún peor, cada indivduo construye una idea del "estado actual de las cosas"... con lo cual varias construcciones coexisten SINCRONICAMENTE, o será que la sincronía y la diacronía se dan al tiempo y de forma complejísima. En dicha situación hasta autodefinirse de "Izquierda" o de "Derecha" es complicado, quién lo define a uno... uno mismo, el grupo con que anda y se identifica, el grupo con el no anda y con el que no sé identifica, entre otras variantes...

    Atte,

    William J. Castro-Toppin.

    ResponderEliminar
  5. ¿Puede ser uno de izquierda y de derecha a la vez?, sin hacer gatopardismo político... sin ser un consciente camaleón... sino que puede ser uno percibido como de "izquierda" en un contexto, y como de "derecha" en otros... sin que uno sea desleal a sus convicciones, sino presentándose, tal cual es... sólo que en algunos sectores le hacen una lectura a esas convicciones y en otros una diferente. Yo creo que con este último ejemplo, redondeo el debate actual sobre las posturas ideológicas... claro está obviada la posición (que no comparto) de algunos que piensan que es anacrónico hablar de "Derecha" y de "Izquierda" hoy por hoy, que esas categorías murieron con el fin de la guerra fría -hay gente que piensa eso, de hecho el mismo Uribe hubo un tiempo de su primer gobierno, en el que agitó esa idea con fuerza-, esa idea se deriva de varias visiones intelectuales del mundo actual: "El fin de la historia...", "el problema de la perdida de referentes...", "la idea de la competitividad en un mundo globalizado...", entre otras... ideas que invitan a la superación de esa vieja dicotomía... yo, particularmente no creo posible eso, pues, creo que frente a un "sistema de cosas" siempre habrá dos posturas... a favor de la conservación de ese sistema, o a favor de su cambio... (creo que esas posturas
    -oscilatorias y complejas- son inherentes a las organizaciones sociales, pues en un sistema social siempre habrá "privilegiados y excluidos"... por tanto, siempre habrá: beneficiados que intentan conservar sus beneficios, excluidos que quieren ser incluidos, privilegiados que se solidarizan con los excluidos, excluidos que le apuestan al individualismo y a las reglas del sistema para ascender y algún día ser privilegiados, excluidos que le colaboran a los beneficiados con tal de obtener algunas cositas, excluidos y beneficiados que por superficialidad -o por el contrario- por mucha lucidez se encierran en torres de marfil o en burbujas, excluidos y beneficiados que arman movimientos con tal de hacer sociedades más incluyentes... entre tantas otras posibilidades... y así como en un cuento eterno, que pareciera darle sentido a la existencia humana... todos teniendo razón a la vez, pero al mismo tiempo todos no teniéndola). Yo ví esta asignatura... en Derecho, y me llamó la atención algo que decía el profesor... las tendencias políticas, no se deben juzgar desde la moral ni la ética... son simples operaciones de la naturaleza humana asociadas al poder... es decir, la función de quien tiene el poder es conservarlo, y la función de quien no lo tiene es acceder a él... con lo cual quería decir -en una visión que se podría juzgar como maquiavélica: y que por sí sola trae muchas preguntas- que no se puede decir que la Derecha es mala y la izquierda es buena, o al revés(justo lo que hacen y harán ambos lados siempre: pues forma parte del juego político "malevolizar" al otro). Igual parecería que la Derecha y la izquierda son como la banda de colores de Centrum (el medicamento de la A a la Z)una infinita gama de posturas entre la A y la Z -¿y el centro?- ¿existe el centro?: los teóricos afirman que la neutralidad política es sólo ignorancia
    -desconocimiento de su propia postura, ingenuidad, o viveza de algún político para querer lucir como equilibrado-, nadie puede estar en el centro, se puede tender al centro (al dar la sensación de ser una propuesta más equilibrada)... ¿se pueden conciliar la postura de "acabar con el sistema para reemplazarlo por otro" con la postura de "conservar el sistema"?.
    La figura de la banda de centrum con sus infinitas gamas me gusta para entender esto, pero aún así sino se introduce la problematización que he dicho al principio sería insuficiente para entender "cómo" funciona esto de las tendencias ideológicas... osea, que además de la gama infinita deben colocarse las complejas dinámicas: diacronía/sincronía, quién define qué, ¿izquierda-derecha a la vez?, existe el centro, la movilidad de los estados de las cosas, los contextos,¿quiénes son los malos: los de Derecha o los de Izquierda?, ¿En qué se convierte la "izquierda" cuando llega al poder?... cuando se introducen estas situaciones la cosa se vuelve compleja...
    De todas maneras hasta ahora y con el "estado actual de las cosas"... yo votaría por Carlos Gaviria Díaz.

    ***Los anteriores textos sólo pretenden ofrecer un marco de problematización a los temas que se derivan de los artículos, que contribuya al objetivo de debate con el que fue creado el Blog: "Territorio de esperanza".

    Atte,

    William J.Castro-Toppin.

    ResponderEliminar
  6. Polemica es la discusión. Cuando hice referencia a la parte conceptual lo hacia remitiendome al origen de la dicotomia "derecha - izquierda". Esta surge en el marco de la Revolución Francesa, donde la "derecha" representaba las posturas a favor del Estado, del status quo, y donde la "izquierda", eran las posturas afines con la revolución. Dado que Carlos Gaviria ha sido un defensor de la figura del Estado tal y como fuer concebido en 1991, bien podria ser calificado de "derecha". Obviamente el concepto a cobrado redefiniciones y en ese sentido hacia referencia al "estado de cosas". Obvio, que las dos posturas son muy hetereas de tal manera que identificar con plena claridad quien esta de un lado y otro es dificil. Estamos de acuerdo, en que Carlos Gaviria para muchos puede no pasar como un "buen izquierdista", pero bueno... no existe mucho de donde elegir.

    Orlando Deavila
    Territorios de Esperanza

    ResponderEliminar
  7. Bueno... Calleshortbus de politica y de partidos tiene muy pocos conocimientos. Lo único que tenemos para aportar en este post, es una experiencia que vivió uno de sus integrantes mientras trabajaba en una empresa privada de la ciudad.
    Resulta que entre las labores que debia desempeñar nuestro mencionado compañero, estaba recoger unas firmas para llenar uno de esos requisitos protocolarios típicos de las empresas que se quieren curar en salud a la hora del cumplimiento de los reglamentos legales.(de eso ustedes saben más)La cuestión es que, entre los datos exigidos al llenar dicho formato, estaba el de la cedula y el de su respectivo lugar de expedición.
    La cuestión de este relato no radica en casi nada de lo que les acabo de mencionar, eso sólo fué una introduccion para contextualizar, el problema, o mas bien lo curioso, fué que uno de los empleados importantes y antiguos -no solo por el tiempo en la empresa, sino por edad- se negó rotundamente a dar el lugar de expedición de su documento de identidad, argumentando que eso sólo lo comenzaron a hacer en Colombia, para la epoca de los 50 y 60s, para de esa manera verificar a que partido pertenecias. Explicandole a nuestro compañero, que para esos tiempos se podia tener plena certeza del partido al que pertenecias, sólo con decir la región del país del que eras oriundo.
    Lo único que a fin de cuentas deja a entre ver esta cuestión de los partiods, es un profundo afán por encasillar a alguien en alguna parte. A darle nombre, a categorizar a las personas como si hicieramos parte de investigaciones evolutivas Darwinianas.
    Buen post... ojalá fueran más cargados.

    ResponderEliminar