domingo, 23 de diciembre de 2012

El embarazo como estrategia de liberación femenina


Una de las banderas del movimiento feminista en la actualidad es la reivindicación del aborto, la suspensión de un embarazo en curso, como un mecanismo para que las mujeres puedan ejercer una libre determinación sobre sus cuerpos, sin la intervención del estado o la iglesia. Sin embargo, el embarazo fue estrategicamente utilizado por muchas mujeres para asumir el control de sus cuerpos y de su sexualidad. La historiadora norteamericana Heidi Tinsman, en un fascinante trabajo sobre la reforma agraria y las políticas de genero en el Chile de entre los años 50 y 70, demuestra que las adolescentes campesinas se embarazaban intencionalmente para poder escapar de las restricciones ejercidas por la familia, especialmente por el padre. Estando embarazadas del novio de turno, sus padres no tenían mayor remedio que aceptar la relación previa y libremente elegida por la joven. De esta forma, ellas desafiaban el sistema patriarcal que limitaba el libro desarrollo de su sexualidad. 

Desde luego, Tinsman reconoce que muchas de estas jovencitas escapaban de la dura vida de una hija adolescente, para caer en la vida, no menos complicada, de una esposa campesina en el mundo rural chileno de aquel entonces. Sin embargo, algo que ella no necesariamente sugiere, esta era una apuesta por la libertad, cuyas consecuencias, si bien impredecibles, siempre dejaban espacio a la esperanza de una vida mejor. Dos lecciones nos deja esta historia: que la realidad es tan compleja que problematiza hasta las premisas fundamentales de cualquier causa, y que el patriarcado no solamente es ejercido por el marido abusador, sino también por padres y hermanos varones, los cuales tenemos una co-responsabilidad en la perpetuación de las inequidades de genero en el seno de la familia. 

Ver: Heidi Tinsman. Partners in conflict: The Politics of Gender, Sexuality and Labor in the Chilean agrarian reform, 1950-1973, Durham, Duke University Press, 2002.