miércoles, 12 de marzo de 2014

Afrodescendientes de piel clara: Ma del Socorro en su laberinto



La llegada de María del Socorro Bustamante al Congreso en representación de las negritudes ha despertado malestares obvios. Por un lado, sus nexos políticos son cuestionados, y por el otro, su apariencia física poco tiene que ver con la que uno esperaría de una afrocolombiana. Una "mestiza" queriéndose pasar por afrodescendiente: así ha sido calificada en un reciente articulo de la Revista Semana. Esto nos lleva una vez mas a la pregunta de siempre: ¿Que es ser negro, afrocolombiano o afrodescendiente en Colombia? Mas hay una pregunta aún mucho mas compleja, para la cual existan muchas respuestas, mas ninguna definitiva: ¿Que es la raza? Los detractores de Ma del Socorro, quizás sin quererlo, has respondido a su manera las dos preguntas. Por un lado, la raza depende de la apariencia física de la persona, y por el otro, que para ser afrocolombiano se necesita mucha mas melanina en las venas que la que tiene Ma del Socorro, una mujer trigueña y de cabellos lacios. Pero no todos piensan igual, y sus defensores ya han insistido en que ser afrocolombiano va mas allá del tono de la piel, y que es un asunto mas de identidad y compromiso con las negritudes.

El tema es complicado, y cualquier respuesta que se esfuerce por ser concluyente se expone a ser tomada por necia. Es complicada por que la raza es una construcción social, mas que una realidad biológica. Como toda construcción es construida, reconstruida, negociada y susceptible de ser abandonada. En definitiva, con respecto a la raza nada esta dicho, y lo que hoy ha sido dicho puede variar a la vuelta de unos años. Las identidades raciales en los Estados Unidos son un buen ejemplo (aunque distinto al de América Latina, muy ilustrativo). Cuando hordas de italianos y judíos de Europa Oriental llegaron al país desde finales del siglo XIX se encontraron con que no eran considerados "blancos". Ambos tuvieron que negociar esa condición, y hoy esta parece ser indiscutible. Por el contrario, los mexicanos habían sido "blancos" desde siempre. Cuando Estados Unidos le arrebató a México la mitad de su territorio, los nativos que quedaron del lado gringo de la frontera se convirtieron en ciudadanos, y por ende, en "blancos". Nadie que no lo fuera podía ser ciudadano en ese entonces.

Si en algo se diferencian las identidades raciales de Estados Unidos con las nuestras es que en el caso de ellas el factor genético es crucial. Poco importa tu color de piel. Si tienes un ancestro cercano negro o indio, aquella será tu condición. Darnell Martin fue la primera directora de cine afro-americana en dirigir una película en Hollywood. Al ver su fotografía, ningún colombiano en su sano juicio pensaría que ella es afro-americana. Pero lo es. Al menos eso piensan los gringos. 


Kevin Brown es el jefe del Concejo Tribal del pueblo indio de los Mohegan. Pero su apariencia dista mucho de la del indio de los cigarrillos Piel Roja.


¿Es Ma del Socorro afrodescendiente o no? Los casos de arriba solo sirven para amenizar el debate, porque esa respuesta queda a consideración de cada quien. En lo que si coincido con sus defensores es que para representar a los afrocolombianos a veces no importa tanto el color del piel, sino asumirse como un verdadero gestor de la causa de la lucha por la igualdad y el bienestar de las negritudes. Infortunadamente, dudo mucho que Ma del Socorro sea una de esas personas. 

2 comentarios:

  1. Estimado Orlando:
    Ciertamente, la representación que adquiere la hoy electa congresista, corresponde más a las triquiñuelas políticas que a un verdadero proceso de apropiación y construcción étnico y cultural que ha resultado luego de la participación activa en las luchas y formas organizativas de las comunidades palenqueras, afro-descendientes y raizales del país. Por lo tanto, tal como indicas, la discusión debe ir más allá de los rasgos físicos de Bustamante. Así que, la causa afro y su representación en el capitolio nacional, deben sobrepasar la correspondencia en el color de la piel de cualquier ciudadano o ciudadana, para de esta manera poder situarse en los proceso de construcción y deconstrucción identitarias que, dicho sea de paso, no se hacen y logran de la noche a la mañana. Da tristeza que solo ahora que resultó ser elegida “esta lideresa de dudosa ortografía” salgan las voces de lamento. Aunque la victoria en el número de votos ratifica el triunfo de esta ex -concejala de la ciudad, nos queda ahora activar los mecanismos que el sistema electoral del país proporciona, para de esta manera, por lo menos realizar el control político que corresponda a esta camaleón de partidos.

    ResponderEliminar
  2. Grueso tema, porque además de algunos consensos como que la “raza” es un constructo social, más que biológico. Esta situación nos muestra el relajo, la simplicidad, lo efímero que resultan en nuestra sociedad actual las categorizaciones, la volatilidad y los diversos intereses a la hora de apropiarnos de discursos. Mas que si es negra o no? él asunto aquí es que como una mujer con el historial de María del Socorro puede representarnos a todos como ciudadanos, lo demás sabemos que hace parte del juego político al que ultimadamente los políticos le han apostado para conseguir una silla en el poder. Y sin bien esto solo va cerrando la posibilidad de podamos creer en un proceso colectivo de representación afro, ya que lastimosamente en este juego participan muchos compañeros, cabe preguntarnos todos si por estas vías es que aspiramos a un mejor bienestar.

    Loguepa

    ResponderEliminar