domingo, 17 de febrero de 2013

La indiscutible superioridad de la raza blanca


¿Alguna vez ha dudado usted de la superioridad de la raza blanca? ¿Siglos y siglos de marcha ininterrumpida de la civilización occidental aún no le convencen de la primacía cognitiva, ética, moral y física de la raza blanca? ¿Aún no admite la insuperable calidad de su producción artística y literaria? ¿Aún la existencia de auténticos prodigios como Bach, Mozart, Beethoven o Wagner no logran disipar sus dudas? Sin aún no esta convencido bastará con que aprecie detenidamente las fotografías que siguen a continuación: 








Las fotografías arriba expuestas son el retrato de los crímenes cometidos por el Imperio Belga durante décadas de dominación en el Congo. El 1876, Leopolgo II, rey de Bélgica, propuso emprender una campaña para civilizar a los pueblos "bárbaros" de África Central. Su aparente benevolencia se convirtió en un proyecto genocida que acabó con millones de congoleses en el curso de varias décadas. Leopoldo II convirtió al Congo en su propiedad personal. Estableció toda una maquinaría productiva para la extracción  de caucho y marfil. Esclavizó a hombres, mujeres y niños, quienes debían entregar una cuota mínima de lo extraído so pena de que sus manos les fueran cercenadas. Las fotografías corresponden a quienes evidentemente no lograron cumplir con la cuota. 

¿Aún le quedan dudas de la superioridad de la raza blanca? Es apenas comprensible. Pero jamas olvide que para hacer el mal poco importa el color de piel. Blancos, negros, indios, amarillos o purpuras; todos somos capaces de hacer de la humanidad una muestra inigualable de maldad y salvajismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario